Inmodiario

La cadena inmobiliaria trabaja en eliminar todas las visitas innecesarias.

Para Alfa Inmobiliaria la seguridad del cliente y el equipo es lo primero y con este método de venta evita cualquier riesgo.

La situación que estamos viviendo ha transformado por completo la realidad del sector inmobiliario. Si hasta hace dos meses, visitar el inmueble era la parte esencial del proceso de venta, o alquiler, "hoy en día, queda reducida a aquellos casos en los que el comprador cumple al 100% los requisitos para cerrar la operación. Esto incluye, no solo que tenga máximo interés por la propiedad, sino que cuente también con la operación financiera aprobada" afirma Jesús Duque, vice presidente de Alfa Inmobiliaria.

Para Alfa Inmobiliaria lo primordial en estos momentos es la seguridad del cliente y de su equipo, por ello, y para evitar riesgos innecesarios, la empresa ha desarrollado un sistema de venta que reduce al máximo las probabilidades de contagio. Se trata de una metodología basada en el uso de las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance y que, según la empresa, potenciará la firma de ventas con un volumen de visitas mucho menor.

Para Jesús Duque, "lo que más nos preocupa es la salud, sin embargo, somos conscientes de que no podemos frenar la actividad de nuestras oficinas. Tras valorar ambas responsabilidades y analizar su nivel de compatibilidad hemos desarrollado este método de venta en el que se hace necesario más que nunca rescatar la genial premisa de José Mota de "si hay que ir se va, pero ir pa na es tontería".

Un sistema basado en una serie de sencillos pasos que optimizará notablemente el proceso de venta antes de concertar una visita, preservando la seguridad. Para empezar, es necesario facilitar al potencial comprador toda la información relevante acerca de la propiedad:

- Visita virtual: una buena descripción audiovisual del inmueble acompañada de un asesor en la que se muestren todos los detalles del interior, exterior, zonas comunes y plano de distribución a escala.

- Certificados: constructivo, de instalaciones y de eficiencia energética.

- Dossier del inmueble: informe jurídico, catastro, valoración, etc.

- Estudio de viabilidad, hipoteca preautorizada.

- Contrato de arras

Si el comprador está de acuerdo con las propiedades de la vivienda y la documentación que se le ha enviado se concertará una reunión virtual con el asesor inmobiliario responsable de la venta para ampliar todos los pormenores y datos que necesite y con los propietarios para que se conozcan y puedan ultimar todos los detalles dejando en suspenso el acuerdo hasta que se produzca la visita.

Una vez pasados los filtros anteriores y si el posible comprador sigue interesado procederemos a gestionar la visita presencial a la vivienda, bajo un protocolo interno que restringe la visita a dos personas, evitando ir con niños y bajo estrictas medidas de seguridad e higiene: distanciamiento social de 2 metros, mascarillas, guantes, cubre zapatos e hidrogel desinfectante.

Según Jesús Duque, "es un método que hemos establecido por la situación que ha originado la pandemia y lo cierto es que la experiencia está siendo muy positiva. Tenemos que observar cómo evoluciona el mercado y la sociedad, pero no descartamos mantener esta fórmula en un futuro, ya que nos permite optimizar muchísimo más el tiempo y la productividad de las oficinas".