Más de 20 años en el sector inmobiliario. Especializado en captación de inmuebles en exclusiva.
Inmodiario

1.- Sé realista con el precio.

Compara con otros inmuebles de tu zona (los que sabes que se han vendido, no los que llevan más de seis meses en el mercado) y deja algo de margen para poder hacer una pequeña rebaja. Hay estudios que dicen que si durante las primeras semanas no consigues más de 10 personas interesadas en verlo es que te has equivocado en el precio. Conocer el mercado te hará poner un precio adecuado para lograr el objetivo que perseguimos. Nunca saques tu piso a la venta a un precio más alto, porque así estás ayudando a tus vecinos a vender el suyo.

      Equivocarnos en esta primera fase nos llevará a perder un elevado número de llamadas y visitas en las primeras semanas, claves para la venta de tu vivienda.

      2.- Identifica tus prioridades

        ¿Tienes prisa por vender? Identifica tus prioridades. A la hora de vender un inmueble, precio y tiempo son dos variables indisolublemente vinculadas.

          3.- Con limpiar la casa no es suficiente

            A menos tiempo, más tienes que ajustar el precio, pero sin demasiada premura ya que dependerá en función de la actividad de los compradores: una media de 3 a 5 visitas al mes es una señal de que has dado con el precio adecuado, y si algunas de ellas van acompañadas por las correspondientes ofertas de compra, mucho mejor.

            4.- ¿Vives en el piso que quieres vender?

            Si vives en el piso que quieres vender quédate sólo con lo mínimo e imprescindible. Si no tienes un sitio en el que guardar tus cosas contrata un espacio de almacenaje. El piso tiene que quedar ordenado en todo momento pues, si no, el comprador puede malentender que no hay suficiente espacio de almacenaje o que no es una vivienda cómoda

            5.- Prepara la vivienda para la visita

            Estos consejos son para si vives en ella o no. Elige bien la hora de la visita, de modo que puedas mostrarla bien iluminada; antes de la llegada de los compradores ventila las habitaciones y compra ambientadores, especialmente si eres fumador o tienes animales, despeja y ordena para que todo resulte más amplio, apaga televisores y radios, y elimina todos los elementos personales que sea posible.

            Insisto en que es necesario eliminar todo lo que sea muy personal y pueda causar rechazo. Es fundamental quitar todas las fotos, porque el comprador no quiere entrar en el hogar de otra persona, ni quiere sentirse un "intruso".

            Si no sabes cómo hacerlo puedes recurrir al Home Staging, una técnica de marketing inmobiliario que, a través de muebles de cartón, la mejora en la iluminación y el arreglo de desperfectos, entre otras cosas, pretende dejar tu piso lo más neutro posible para que pueda gustar al mayor número de personas. El Home Staging puede adelantar la venta varios meses. El arreglo de los desperfectos hace que el retorno de la inversión por una pequeña reforma pueda ser muy alto. Es más que probable que por 1.000 euros invertidos, la casa se pueda vender en 4.000 o 5.000 euros más.

            6.- Deja a un lado el estrés

            Considera que, si vas a vender el piso por tu cuenta, tendrás que ajustarte a las necesidades de los potenciales compradores. Es muy importante tener una buena actitud desde el principio y contestar a todas las preguntas.

            7.- Ten toda la documentación a mano

            Ten toda la documentación a mano y ofrécela cuando recibas a los potenciales compradores. En principio no facilitar copias de la documentación hasta que no haya un compromiso firmado, pero sí que se pueden tomar nota de todos los datos que necesiten.

            8.- ¿Vas a anunciarlo en portales?

            Si vas a anunciar la venta del piso en distintos canales, revisa que el precio sea el mismo en todos, de lo contrario puedes acabar por generar desconfianza. Los portales inmobiliarios online son un magnífico escaparate para tu casa, pero su oferta es muy amplia y es fácil que el comprador se pierda en el mar de anuncios sin fijarse en el tuyo.

            Debemos realizar una descripción atractiva de nuestra vivienda, de forma que atraiga a los posibles compradores, pero sin caer en exageraciones que puedan crear falsas expectativas.

            Y por supuesto, ¡FOTOS!, pero al ser posible, FOTOS PROFESIONALES. Un fotógrafo profesional sabe cómo enseñar el inmueble, y qué ángulos, tomas y luminosidad de las estancias son mejores.

            Llamarán curiosos, personas que ya están pensando en poner su casa a la venta y quieren utilizarte, e intermediarios de todo tipo.

            Y si al final funciona y te genera visitas, ten cuidado, no hay que dejar entrar en casa a todo el que llame interesado por ver la vivienda.

            Recuerda ponerte en la piel del comprador, para ello puede ayudarte ir a visitar pisos similares al tuyo, así podrás hacerte una idea más aproximada de contra quién compites.

            9.- Antes de firmar busca asesoramiento

            Busca asesoramiento antes de firmar. Vender una vivienda requiere de múltiples conocimientos y experiencia, no ya en temas exclusivos de la propiedad, sino también en lo que respecta a cuestiones legales, financieras, impositivas, etcétera?, por lo que es recomendable siempre dejarse asesorar. Un profesional inmobiliario puede facilitarte mucho las cosas (siempre y cuando confíes en el más serio, eficaz y solvente).

            Si finalmente alguien se ha enamorado de tu piso, pero no tienes idea de cómo proceder, ahora es el momento de dejarte orientar por un experto. Hay una primera parte del contrato de arras que es conveniente que esté supervisada por un asesor inmobiliario o un abogado. Un detalle importante a tener en cuenta es que, si un comprador te hace una oferta y te propone bajar el precio, se recomienda pedir que la propuesta esté por escrito y que se deje una señal. Esta señal puede estar condicionada a varios factores, siendo las más habitual la financiación hipotecaria del comprador.

            10.- Si al final te decides por una agencia inmobiliaria

            Si al final prefieres apoyarte en una agencia, no todo vale. Si decides contratar una agencia inmobiliaria, escoge bien.

            Un buen asesor comercial te puede dar información sobre casas similares en tu zona, las tendencias que hay en los precios y también puede asesorarte sobre qué hacer para mostrar bien tu vivienda. Si la agencia es activa en Internet te optimizará la presencia de tu propiedad, y aprovechará adecuadamente este medio para darla a conocer a posibles compradores.

            Vender tu inmueble con una agencia inmobiliaria es lo más conveniente, te aportan todos sus conocimientos y profesionalidad para que ahorres tiempo, problemas y estrés y sólo disfrutes de las ventajas y beneficios que como propietario todavía desconoces.