Inmodiario

La crisis provocada por el COVID-19 está ya animando a inversores y ahorradores a buscar oportunidades en el mercado inmobiliario. Esta es la conclusión a la que llegan los expertos de la red Alfa Inmobiliaria, tras el análisis de las visitas a su web corporativa en estas seis semanas de confinamiento.

Antes de que la economía mundial se tambaleara a causa de esta pandemia, la vivienda en España rozaba precios máximos y dejaba de resultar atractiva como inversión. Pero las crisis siempre son fuente de oportunidades. Esto es lo que han debido pensar muchos inversores que ya analizan a diario el sector a la búsqueda de oportunidades.

La oferta inmobiliaria existente más la que ahora saldrá al mercado proveniente de personas que buscan liquidez y/o reducir gastos -segundas viviendas, pisos provenientes de herencias, etc.- unida al previsible deterioro del mercado de trabajo, hacen prever una caída de los precios. "Aún es pronto para hablar de porcentajes, afirma Jesús Duque, vicepresidente de la red Alfa Inmobiliaria, de hecho no esperamos que las rebajas lleguen antes del mes de junio, lo que si está claro es que hoy los "gangistas" lo tienen algo más fácil que hace dos meses".

La compañía afirma que no se han planteando recomendar ahora mismo a ninguno de sus clientes bajar los precios "porque, ahora mismo, no hay mercado. Lo que ha ocurrido es único. Es un shock simultaneo de oferta y demanda. Al no haber visitas, aunque haya viviendas no hay nada". Lo que si reconoce es el interés de muchos de sus clientes vendedores por saber si cual es su opinión sobre una bajada de precios y de qué porcentaje se estaría hablando. En menos de seis semanas el mercado ha pasado a ser del comprador.

En cualquier caso, desde Alfa Inmobiliaria esperan que los próximos meses sean un buen momento para encontrar ofertas, pero no gangas. Las habrá de forma muy puntual, las derivadas de propietarios que tengan la necesidad urgente de vender pero "pensamos que las bajadas nunca serán superiores al 10% o 15%, en función de las zonas, si bien en este sentido también esperamos cambios en las preferencias de los españoles".

La última previsión de la compañía está relacionada con las fechas. Aún no sabemos qué nos encontraremos al final de este confinamiento. "Estamos todos observando qué cambios aparecen a nuestro alrededor. Y el verano no ayudará a darle un impulso al sector", añade Duque. Mi presentimiento, tras 25 años de experiencia en el sector, es que el último trimestre del año será frenético. El efecto fin de año es siempre de enorme actividad para el sector, y probablemente sea el momento de realizar gran parte de las operaciones que en los tres primeros trimestres del año se han ido posponiendo.

"España no ha perdido con esta crisis ninguno de sus grandes atractivos. Estamos viviendo un parón a nivel mundial que nos obligará a revisar muchas cuestiones pero creo que la necesidad de tener una vivienda -ya sea en propiedad o de alquiler- y nuestro clima y estilo de vida seguirán inalterables. Tan solo queda tener algo de paciencia y prepararnos para tener un fin de año que nos haga enjugar las pérdidas actuales", concluye el directivo de Alfa Inmobiliaria.