Inmodiario

La plataforma Airbnb ha anunciado que se han retirado o suspendido 800 anuncios en España siguiendo los esfuerzos de la compañía de luchar y prevenir fiestas no autorizadas. Airbnb tiene tolerancia cero con los comportamientos antisociales y estos anuncios habían recibido quejas o violado las políticas de eventos y fiestas sin permiso, que están explícitamente prohibidos en los alojamientos anunciados en la plataforma.

El programa piloto puesto en marcha en agosto de este año, que restringe algunas reservas de casas completas en España realizadas por perfiles considerados de riesgo -como menores de 25 años que residen muy cerca del lugar donde reserven-, también está dando sus frutos. Gracias a ello, se han bloqueado más de 5.000 intentos de reserva en la plataforma Airbnb solo un mes después de haber puesto en marcha este piloto.

A pesar de que algunas regiones en España están suavizando las restricciones de movilidad, Airbnb alienta a los usuarios a seguir siempre las reglas marcadas por las autoridades y evitar los desplazamientos innecesarios.

En los últimos meses, Airbnb ha introducido una serie de medidas para endurecer sus políticas contra los comportamientos antisociales que puedan ocurrir entre los usuarios de la plataforma, incluyendo una prohibición global de fiestas, un proyecto piloto de restricciones de reservas y el lanzamiento de una herramienta vecinal a través de la cual los vecinos pueden compartir directamente con Airbnb sus preocupaciones sobre los alojamientos en su comunidad para que se puedan investigar.

De hecho, las notificaciones recibidas de los vecinos a través de la herramienta han sido fundamentales para la suspensión de algunos de los anuncios.

Airbnb también ha lanzado varias medidas en España para incrementar la seguridad y la confianza en la plataforma. En las dos ciudades principales del país, Madrid y Barcelona, Airbnb puso en marcha en octubre un programa gratuito de detección de ruido en colaboración con la start up española Roomonitor para promover el alojamiento responsable, proteger el espacio de los anfitriones y preservar las relaciones con los vecinos y la comunidad.

Además, desde septiembre Airbnb está promoviendo en Barcelona un nuevo protocolo que obligará a los anfitriones a verificar su dirección postal antes de subir su anuncio a la plataforma y así ayudar a las autoridades en sus labores de inspección.

"La gran mayoría de los anfitriones y viajeros son buenos vecinos y estamos decididos a eliminar a los malos actores. Nuestras medidas están funcionando y si bien los viajes están restringidos en muchas regiones, nuestra prioridad es ser buenos socios de las comunidades y ayudar a todos a estar seguros", agregó Mónica Casañas, quien habló hoy en WeRespect, un evento realizado Roomonitor, en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y Apartur, para reconocer las mejores prácticas en seguridad y convivencia vecinal entre los propietarios de alquileres vacacionales.