TroviMap

PATROCINA
Inmodiario

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia ha elaborado un listado con recomendaciones para alquilar con seguridad una vivienda de cara a las próximas vacaciones de verano. En estos momentos, muchas personas están buscando ya una vivienda vacacional para disfrutar de sus vacaciones en la costa valenciana, y los API alertan del aumento de estafas y problemas surgidos en los últimos años. Las causas son el incremento de alquileres a través de internet y la liberalización de la intermediación inmobiliaria, por lo que hay personas que ofrecen una vivienda en alquiler sin garantías mínimas como un lugar físico en el que poder reclamar o un Seguro de Responsabilidad Civil.

El portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia, Vicente Díez, pide prudencia y seguir estas recomendaciones para evitar estafas o situaciones que puedan perjudicar los derechos como consumidores.

Comprobación de todos los datos. El aumento del alquiler a través de plataformas online hace que sea necesario tomar precauciones y comprobar todos los datos sobre la vivienda. Hay que solicitar al propietario o agente inmobiliario documentos que certifiquen la existencia real del inmueble, que está disponible para el alquiler y no ocupado, así como su estado real.

Formalización del contrato. Un acuerdo verbal o un contrato suscrito en una simple hoja de papel no aportan seguridad jurídica al arrendatario, "por lo que es fundamental firmar un contrato de arrendamiento que recoja todas las garantías legales y las condiciones acordadas con el propietario de la vivienda", indica Díez.

Solicita fotografías. Aunque lo ideal es visitar la vivienda antes de alquilarla, cuando no es posible hay que solicitar al propietario o agente inmobiliario un dossier fotográfico completo y reciente. Las imágenes deben corresponderse a la vivienda real y mostrar el estado de todas las instalaciones.

Precio desglosado. Hay que pedir el precio total desglosado por conceptos para evitar sorpresas de última hora: tarifa del alquiler, impuestos, tasas municipales, precio del parking, limpieza o depósito de garantía si lo hubiere.

Pago seguro. Es importante realizar el pago por un medio seguro (tarjeta de crédito, Paypal, transferencia) que pueda ser rastreado en caso de problemas. Es fundamental comprobar la identidad del destinatario del pago y exigir, mediante contrato, garantías de devolución del dinero en el caso de que el propietario no cumpla las condiciones pactadas.

Persona de contacto plenamente identificada. Un alquiler no se puede limitar a entregar una parte del importe total como adelanto. Es necesario tener todos los datos de una persona de referencia que pueda solucionar cualquier duda antes de la llegada, que entregue las llaves y que pueda resolver cualquier incidencia durante la estancia.

Exige un inventario. Es recomendable pedir un inventario con todos los muebles, electrodomésticos y enseres que contiene la vivienda y su estado. Así se puede certificar que la vivienda cuenta con todo lo necesario para una estancia cómoda y se evitan problemas en el caso de que el propietario detecte alguna deficiencia.

Asesoramiento de un profesional cualificado. Vicente Díez recuerda que lo más importante para evitar estafas y cualquier tipo de problemas en las operaciones inmobiliarias es contar con el asesoramiento de un profesional cualificado y con garantías, como los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria. Un API colegiado conoce la vivienda y al propietario, es experto en el mercado y está cualificado para redactar el contrato y resolver cualquier problema que pueda surgir durante el alquiler. También cuenta con oficina física y un Seguro de Responsabilidad Civil para cubrir cualquier contingencia.