Inmodiario

El actual contexto de incertidumbre política y la subida del precio de la vivienda en España, muy por encima de la que se experimenta en la zona euro, están transformando el perfil del comprador y el tipo de inmuebles que más se vende en nuestro país.

Según un estudio de Comprarcasa, la principal red inmobiliaria en España y Portugal, con 150 oficinas repartidas por toda la península, por tipología de viviendas el piso sigue siendo el formato más demandado por delante de otros como el chalé unifamiliar. Sin embargo, los criterios de superficie y ubicación ya no son los mismos que eran.

Ahora cuando los españoles buscan una vivienda para comprar las más deseadas son pisos con dos habitaciones y una superficie útil de 80 metros cuadrados. Cuando el bolsillo o el acceso a la financiación bancaria lo permite, los compradores optan por pisos de tres habitaciones y en este caso de hasta 90 metros cuadrados de superficie.

Además, de media los españoles miran ahora con buenos ojos aquellos inmuebles que tengan un coste de entre 120.000 y 250.000 euros, siendo la primera cifra la que se ajusta a las pequeñas ciudades y la segunda la que va en la línea de la demanda de las grandes urbes. En los dos casos, el acuerdo entre el comprador y su vendedor tendrá mucho que ver con la figura del tasador, de forma que éste verifique que lo que el segundo pide al primero es lo justo.

Luz: un criterio de 'altura'

Otro de los criterios que más persiguen los compradores de vivienda en nuestro país tiene mucho que ver con la iluminación de su posible adquisición. Y es aquí donde la altura a la que se encuentre el inmueble en cuestión tiene mucho que decir.

"La mayoría de los compradores si tienen que elegir entre un piso bajo y el mismo pero más alto elige el alto. La razón es doble: cuento más alto, normalmente el piso tendrá más horas de luz natural y por tanto necesitará menos electricidad y calefacción, y a su vez tendrá menos ruido", explica Toni Expósito, Director General de Comprarcasa.

Ahora bien, según advierte esta red inmobiliaria, la luminosidad de un hogar no sólo obedece a la altura del edificio a la que se encuentre el piso elegido, sino también a la anchura de la calle en la que se ubique el inmueble.

De ahí que ahora los españoles ya no busquen tanto el centro de las ciudades para comprar sino zonas que pese a estar más alejadas del casco histórico tengan buenos servicios y estén bien conectadas por carretera y a ser posible con transportes públicos.

"Actualmente muchas familias buscan piso o están comprándolos en las zonas más periféricas de las grandes áreas metropolitanas o en localidades pequeñas pero próximas a las grandes ciudades, siempre y cuando estén ubicadas en un barrio que cumpla con sus expectativas de servicios, zonas verdes, ocio, vida comercial y seguridad", destaca Expósito.

De hecho, Comprarcasa advierte que a pesar de que una casa o un piso esté en perfectas condiciones y obedezca a los criterios de búsqueda de sus compradores, la venta puede perderse si el barrio en el que se encuentra está mal comunicado, muy lejos del centro o de los transportes, o no disponga en un perímetro relativamente pequeño de hospitales, parques, colegios o supermercados.

Otra de las razones por las que un buen piso no es buscado por los españoles en la actualidad tiene mucho que ver con el estado del edificio, tanto de la fachada exterior como de las 'tripas' internas de todo el inmueble: cables de electricidad, tuberías, tejado, ascensor… Cuando todo eso está bien los pisos de segunda mano están siendo vistos con muy buenos ojos por los compradores españoles.

Tanto es así que la vivienda nueva atrae especialmente, debido a lo alto de sus precios, a los compradores que buscan una reposición de su vivienda habitual, es decir, a aquéllos que quieren cambiar la actual por otra. De ahí que las urbanizaciones de construcción nueva o más reciente, con piscina, garaje, gimnasio, trastero, pista de pádel o zonas comunes como jardines tengan un perfil muy concreto de potencial comprador que está relacionado con la clase media alta o alta.

Perfil del comprador

En España actualmente la mitad de los compradores de viviendas es de clase media, tiene entre 35 y 55 años de edad, vive en pareja y tiene hijos a su cargo. Además, el 75 por ciento de las personas que adquiere una vivienda lo hace para vivir en ella y no como segunda residencia.

Otro de los colectivos que persigue adquirir una vivienda es el correspondiente a los que ya están o están a punto de estar jubilados. En este caso, lo que quieren es cambiar la vivienda en la que han vivido con sus hijos y que se les ha quedado grande por otra de menores dimensiones.

Comprarcasa también destaca que otro de los perfiles de compradores de vivienda en España corresponde al inversor extranjero, especialmente en las zonas de las Islas Baleares y las Islas Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid. Entre las nacionalidades que más invierten en inmuebles en nuestro país figuran los chinos y los latinoamericanos, especialmente venezolanos, peruanos, bolivianos, mexicanos o colombianos.