Inmodiario

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante ha elaborado una guía con consejos prácticos para tener éxito a la hora de realizar una inversión inmobiliaria. Los bajos tipos de interés, la volatilidad de los mercados bursátiles y las altas rentabilidades que ofrece en la actualidad la vivienda hacen que sea una alternativa muy atractiva para que los inversores depositen su dinero. A esto se une que el alquiler está experimentando una fuerte demanda debido a que la precariedad laboral y la bajada de sueldos de los últimos años, especialmente entre los jóvenes, dificulta la adquisición en determinados rangos de edad. Además, el alquiler vacacional ha irrumpido con fuerza y, especialmente en la costa y ciudades muy turísticas, la inversión en vivienda ofrece rentabilidades muy interesantes.

La presidenta del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante, Marifé Esteso, explica que el alquiler en algunas zonas de Alicante ofrecen unas rentabilidades superiores al 5 por ciento. Sin embargo, aclara que es muy importante huir de las prisas y realizar una inversión meditada y asesorada. "Estamos hablando de operaciones que mueven cantidades económicas muy importantes, por lo que hay que estudiar detenidamente todos los factores antes de comprar. Pedimos al inversor que no sea emocional, sino racional", manifiesta.

Entre los consejos que ofrece el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante, es importante elegir una buena zona con perspectivas de revalorización y con precios de alquiler elevados, ya que varía mucho de un barrio a otro. La ubicación de la vivienda es el factor clave, ya que lo ideal es que esté en una zona dinámica, moderna y equipada con todos los servicios (comercios, transporte público, centros educativos…) En este sentido, es fundamental estudiar detenidamente las expectativas de alquiler o de venta en la zona, dependiendo si la inversión es a largo o a corto plazo, respectivamente. En el caso de apostar por una vivienda antigua, es necesario que el precio de compra sea lo suficientemente bajo y la reforma asequible, de forma que sea posible obtener la rentabilidad deseada.

Las zonas cercanas a centros universitarios y los barrios de expansión de las ciudades tienen una alta garantía de éxito a la hora de adquirir una vivienda destinada al alquiler. Si la opción es el alquiler turístico, hay que decantarse por el centro histórico de las ciudades o por una vivienda en primera o segunda línea de playa.

Es muy importante tener en cuenta aspectos como el número de dormitorios, la disponibilidad de ascensor y garaje, la antigüedad de la vivienda, su estado general, la orientación o la luz solar que recibe y si la zona es tranquila o ruidosa. Además, hay que evitar invertir en comunidades de edificios o viviendas situadas en urbanizaciones donde los gastos comunitarios sean muy elevados, estén repartidos entre pocos vecinos, o tengan servicios de lujo, ya que supone una importante merma a la rentabilidad. Otro aspecto importante a analizar es si se necesita hipoteca para acometer la compra, ya que hay que estudiar la mejor oferta y si interesa más un tipo fijo o variable.

Finalmente, Marifé Esteso señala que, para garantizar el éxito de la inversión, especialmente entre aquellos inversores que no sean expertos en el sector, es aconsejable contar con el asesoramiento de un experto, como Agente de la Propiedad Inmobiliaria. Este profesional es experto en la zona en la que se quiere invertir, ayudará a evitar riesgos innecesarios y permitirá completar toda la operación inmobiliaria sin contratiempos y en el plazo deseado. Y, sobre todo, por la seguridad que ofrece en el trámite documental.