Inmodiario

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante destaca que la provincia alicantina, y especialmente la capital, son destinos atractivos para la compra de vivienda como inversión en el año 2018. El motivo es que los precios no han subido tanto como en Madrid o Barcelona, donde el mercado se ha acelerado muy rápido en los últimos meses. "Por ello, hay un importante stock de viviendas en Alicante que pueden ser adquiridas por un coste competitivo y que tienen por delante un amplio margen de revalorización", explica Marifé Esteso, presidenta del Colegio API de Alicante. De hecho, estudios realizados a nivel nacional destacan a Alicante como una de las ciudades más interesantes para invertir en vivienda por las buenas perspectivas de evolución de los precios.

A esta situación se une el actual entorno de bajos tipos de interés, en mínimos históricos, y la alta demanda de pisos en alquiler, lo que hace que la vivienda ofrezca rentabilidades significativas, que no se encuentra ahora en la mayoría de los productos financieros. "Uno de los cambios que nos dejó la burbuja inmobiliaria es que ha aumentado notablemente la cantidad de personas que viven de alquiler, por lo que la demanda es muy alta y los precios de las rentas mensuales están subiendo", afirma Esteso.

En este sentido, el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante ofrece una serie de consejos para llevar a cabo con éxito una inversión en vivienda. En primer lugar, es importante elegir una buena zona con perspectivas de revalorización, ya que supone el factor fundamental para realizar una inversión con éxito. La ubicación de la vivienda es el factor clave, en función del tipo de arrendatario al que destinemos la vivienda: estudiantes, familias, turismo, etc.

Hay zonas más atractivas para alquilar viviendas a estudiantes por su cercanía a los medios de transporte que se desplazan a la universidad. Otras son atractivas por su situación céntrico o en barrios cercanos al centro, con viviendas más económicas e igualmente bien situadas. Otros clientes en cambio, prefieren comprar para alquilar a turistas. En definitiva, Alicante cuenta con un amplio abanico de posibilidades para invertir con el fín de alquilar.

También es fundamental estudiar detenidamente las expectativas de alquiler o de venta en la zona, dependiendo si la inversión es a largo o a corto plazo, respectivamente. En el caso de apostar por una vivienda antigua, es necesario que el precio de compra sea lo suficientemente bajo y la reforma asequible, de forma que sea posible obtener la rentabilidad deseada. Es muy importante tener en cuenta aspectos como el número de dormitorios, la disponibilidad de ascensor y garaje, la antigüedad de la vivienda, su estado general, la orientación o la luz solar que recibe y si la zona es tranquila o ruidosa. Una vivienda en buen estado, perfectamente equipada y con buena iluminación tiene muchas más posibilidades de ser alquilada o vendida.

Hay que evitar invertir en comunidades de edificios o viviendas individuales situadas en urbanizaciones donde los gastos comunitarios sean muy elevados, estén repartidos entre pocos vecinos, o tengan servicios de lujo, ya que supone una importante merma a la rentabilidad. Para garantizar el éxito de la inversión, especialmente entre aquellos inversores que no sean expertos en el sector, es aconsejable contar con el asesoramiento de un profesional inmobiliario. Un agente experto en la zona en la que se quiere invertir ayudará a evitar riesgos innecesarios y permitirá completar toda la operación inmobiliaria sin contratiempos y en el plazo deseado.

  • Tags