Inmodiario

El sector inmobiliario está viviendo una evolución en su oferta para dar respuesta a los cambios que presenta el mercado de alquiler, donde cada vez más gente busca compartir piso. Estudiantes, jóvenes profesionales, expatriados e incluso personas mayores optan cada vez más por esta solución.

"Durante los meses estivales, el 80% de la demanda de alquileres está compuesta por habitaciones en pisos compartidos. En septiembre, concretamente, la demanda de alquiler en pisos compartidos aumenta un 300%" apunta Alejandro Artacho, CEO y cofundador de Spotahome, plataforma 100% online de reservas de vivienda no vacacional superior a 30 días.

Además, alquilar una vivienda por habitaciones genera al propietario un 30% más de ingresos frente al alquiler completo de un estudio o apartamento a un solo inquilino. Es por ello que el número de propietarios profesionales o 'property managers' que ya apuestan por este negocio ha aumentado un 25% durante el último año, especialmente en grandes ciudades y en aquellas típicamente universitarias.

Junto con este incremento en la rentabilidad y la exponencial demanda, los propietarios encuentran en esta fórmula otras ventajas como la posibilidad de recuperar la vivienda con más facilidad en caso de necesidad -lo cual favorece la adaptación de los precios a la realidad del mercado con más flexibilidad-, una menor tasa de morosidad en este tipo de inquilinos, y que éstos se involucran a la hora de encontrar sustituto cuando una habitación queda libre para sufragar los gastos de la vivienda y para poder escoger al nuevo compañero. "De hecho, en nuestra plataforma en torno a 1 de cada 2 propietarios apuesta por esta fórmula de alquiler. Llama la atención que éstos son, en su mayoría, mujeres entre los 45 y los 65 años", matiza Artacho.

¿Cómo son los pisos para compartir? Grandes, céntricos y reformados

Al analizar el perfil de piso para compartir, hay unas características básicas que destacan entre las preferencias: entre 4 y 10 habitaciones, bien situado, exterior con balcón y reformado recientemente.

El perfil de inquilino es mayoritariamente el de estudiantes universitarios o de máster, pero también hay un público importante y en continuo crecimiento de jóvenes profesionales y expatriados. Recientemente también se está percibiendo que hay grupos de personas mayores o ancianos que están optando por esta fórmula frente a las residencias.

Respecto al gasto por inquilino varía dependiendo de las ciudades, pero de media vienen a pagar entre 200 y 550€ mensuales frente a los 500 a 2500€ aproximadamente que cuesta el alquiler de forma individual de un estudio o piso completo.

Las zonas más demandadas son los barrios de Salamanca, Malasaña y Chamberí en Madrid; Paseo de Gracia y La Barceloneta en Barcelona, Ciutat Vella, el Eixample y Campanar en Valencia; la zona del casco antiguo, Santa Justa y Remedios en Sevilla; y el centro, Ronda, Beiro y Albaicín en Granada.

"El ahorro, la compañía de los demás inquilinos con las experiencias que ello conlleva y la posibilidad de vivir en una mejor zona o mejor piso gracias a compartirlo, son las principales motivaciones", destaca el CEO de Spotahome.