Inmodiario

La Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (Apei ) estima que cerca de un 20% de los mediadores inmobiliarios que operan en Cataluña lo hace de forma ilegal. Es decir, se incumplen los requisitos que marca el gobierno catalán para garantizar la protección del consumidor y las buenas prácticas profesionales.  Se trata de oficinas que no constan en el Registro obligatorio y oficial de Agentes Inmobiliarios, AICAT, o bien mediadores “free-lance” que trabajan desde el domicilio particular.

La Apei alerta de un repunte del intrusismo profesional en los últimos meses y  pide que se  apliquen las sanciones previstas en el Código de Consumo de Cataluña, con multas de a partir de 3.000 euros. Por otro lado, la Apei asegura que hay un elevado desconocimiento entre los ciudadanos del Registro de Agentes Inmobiliarios y en qué los beneficia.

En marzo se cumplen 4 años de la entrada en vigor en Cataluña del Registro Oficial de Agentes Inmobiliarios (AICAT). Una norma pionera en España para regular la mediación inmobiliaria aplaudida por asociaciones y colegios profesionales del sector y que en estos momentos cuenta con unos 4.900 agentes registrados.  Sin embargo, según estima la Apei, cerca de un 20% de mediadores inmobiliarios que opera en Catalunya lo hace todavía de forma ilegal. Se incumplen los requisitos exigidos a los agentes inmobiliarios catalanes como disponer de los seguros de Caución y Responsabilidad Civil, tener un establecimiento abierto al público, acreditar capacitación profesional y estar inscrito en el Registro oficial.

Agencias abiertas al público sin estar dadas de alta en el AICAT, mediadores “free lance” que sólo cuentan con un teléfono móvil  y trabajan desde casa, y ,en las zonas de la costa, extranjeros que ejercen como mediadores inmobiliarios sin cumplir ningún requisito son los perfiles del intrusismo profesional que experimenta un repunte en los últimos meses.

Crisis y desconocimiento

Según la Apei, los motivos del elevado intrusismo son “por un lado, la crisis económica que hace que mantener abierto un establecimiento resulte especialmente caro y , por otro, la falta de información ciudadana. El consumidor en su mayor parte desconoce la existencia del Registro y de qué le sirve. Por lo tanto no lo exige”.

Sanciones

Para los Expertos Inmobiliarios aún hay otro factor que entra en juego: “una aplicación laxa del régimen sancionador prevista para el intrusismo”.  Las sanciones para este tipo de irregularidades están establecidas en la Ley 22/2010 de 22 de julio del Código de Consumo de Cataluña. Para las infracciones leves se establecen multas de entre 3.000 y 10.000 euros. La Apei no tiene conocimiento de que se hayan aplicado sanción alguna por incumplir la legislación vigente en materia de mediación inmobiliaria.