Inmodiario

El ajuste experimentado por los precios pone en manos de los potenciales compradores buenas oportunidades. Partiendo de una muestra de más de 750.000 viviendas de segunda mano en venta, el portal inmobiliario www.pisos.com ha realizado el listado con las casas más baratas y más caras del país. El análisis concluye que hay pisos anunciados en la web a precios realmente asequibles. Igualmente, las rebajas operadas en el mercado del lujo, ponen en el punto de mira de los inversores apetecibles mansiones con altos descuentos frente a hace cinco años.

La barrera de las más baratas se sitúa en los 15.000 euros. Según Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, “muchos compradores con ahorro pueden enfrentarse fácilmente a este precio de venta sin necesidad de financiación”. Sin embargo, para hacerse con estos chollos, hay que ser rápido porque “en el mercado están operando inversores que compran viviendas en pequeños paquetes tras dejar atrás los depósitos de ahorro por su escasa rentabilidad actual”. En algunos de estos inmuebles hay que acometer obras de reforma importantes, pero otros solo necesitan una leve actualización y se ofrecen por este precio por una cuestión de urgencia del vendedor o por su ubicación.

En cuanto a las viviendas caras, el lujo sigue sintiéndose cómodo en sus ubicaciones clásicas. La capital de Baleares, la madrileña urbanización de La Moraleja y la ciudad malagueña de Marbella siguen siendo destino de la opulencia. La vivienda de lujo es, la que en porcentaje, más ha bajado en los años de crisis. Según Alemany, esta coyuntura está siendo aprovechada por el cliente extranjero, que “ya lleva un par de años con la mirada puesta en la situación inmobiliaria española, cerrando compras con descuentos por encima incluso del 50% en determinadas ubicaciones y respecto a ciertas tipologías”.

Tras realizar un barrido de todos los anuncios, pisos.com ha localizado cerca de 20 viviendas por 15.000 euros. Las fincas rústicas son una de las tipologías más abundantes por este montante, como esta casa en Villar de Río (Soria) o esta otra en Ponferrada (León). También encontramos pisos listos para entrar a vivir, incluso con mobiliario incluido, si bien cocina y baño podrían remodelarse para tener una imagen más moderna. Es el caso de este piso en Almendralejo (Badajoz) y este otro en Alcoy (Alicante).

Para encontrar los pisos más baratos en provincias de gran densidad de población, como Madrid y Barcelona, se requiere algo más de presupuesto, pero tampoco mucho. En Barcelona, el top tres de las viviendas más baratas lo componen un piso en Puig-reig por 16.000 euros, uno en Súria por 16.500 euros y uno en Manresa por 17.100 euros. En cuanto a Madrid, el pódium lo forman una casa en Cenicientos por 16.550 euros, otra en Belmonte de Tajo por 19.600 euros y un piso en Madrid capital, en Puente de Vallecas, por 28.000 euros.

La vivienda más cara vale 29 millones de euros

La otra cara de la moneda la pone una finca histórica del siglo XVII en Palma de Mallorca. Su precio es de 29 millones de euros. Sin salir de la capital balear, el segundo puesto lo ocupa una casa con vistas a la bahía y a la montaña que se vende por 20 millones. Damos el salto a Marbella, en Málaga, para conocer la tercera: un chalet de 1.600 metros cuadrados con calidades de primera que será para el que pueda aportar 16 millones. Seguimos en la ciudad marbellí para conocer otra villa en el casco histórico a la que no le falta detalle y que se vende por 15 millones. Cierra el listado de las cinco más caras una villa ubicada en la Milla de Oro con un precio de venta de 14,9 millones.

Madrid es otro mercado que cuenta con zonas donde el alto standing tiene sus adeptos. No es de extrañar que las tres casas más caras de la región madrileña se encuentren en La Morajela, una lujosa urbanización residencial situada en el municipio de Alcobendas. El primer puesto es para un chalet en venta por casi 13 millones de euros, el segundo tiene como protagonista otro por 12,9 millones y el tercer lugar lo ocupa otro por 12,5 millones. En cuanto a Barcelona, donde los bolsillos más pudientes también apuntan alto, barrios como Pedralbes o puntos de costa como Sitges concentran las casas más caras de la provincia catalana. La más costosa está en esta famosa zona del distrito de Les Corts y cuesta de 6,5 millones de euros. Le sigue una casa en el paseo marítimo de Sitges por 6.450.000 euros. El bronce se lo lleva otra casa unifamiliar en la misma área por 6,4 millones.