Inmodiario

A pesar de que la mayoría de los portales inmobiliarios dedican muchos medios para evitar que se cometan actividades fraudulentas a través de sus plataformas, no es extraño que de vez en cuando personas con intereses cuando menos extraños utilicen la información que se publica en los anuncios para cometer actividades fraudulentas.

¿Quién no ha recibido alguna vez un correo en el que una persona de un país lejano nos ofrece un trato para legalizar una herencia o una fortuna inesperada? Seguramente todos los que utilizamos internet hemos recibido alguna vez proposiciones de este estilo, por eso cuando operamos a través de internet es imprescindible utilizar el sentido común y no actuar en el mundo virtual de manera distinta a como actuaríamos en la vida real, ya que si bien en todos lados puede haber gente que pretende sacar algún beneficio engañando al prójimo, el anonimato que muchas veces ofrecen las operaciones realizadas desde un ordenador o un teléfono propician los intentos de estafa.

Alguno de los timos más frecuentes son:

  • Una señorita con voz sensual que nos llama al teléfono de contacto que hemos puesto en un anuncio. Llama interesándose por nuestro anuncio y a los pocos segundos hace como que se corta la conversación esperando a que le devolvamos la llamada. Mucha gente llama sin darse cuenta de que el teléfono al que estamos llamando es un teléfono de pago con un prefijo 800 o similar y la destinataria de la llamada intentará por todos los medios alargar y alargar la comunicación para sacarnos todo el dinero posible.
  • También sucede algo similar con supuestos contactos de un país extranjero que simulan demostrar interés por algún anuncio que hemos publicado. Nos solicitan que les llamenos a un número extranjero para explicarle con más detalle las característica de lo que estamos anunciando. Y claro, aunque no lo sabemos, el número al que nos indican que llamenos también es de tarificación adicional con lo cual nos están timando y nos saldrá la llamada telefónica por un pico.
  • Otros contactan con nosotros simulando interés por nuestro anuncio (generalmente de países extranjeros), haciéndonos preguntas que nos hacen pensar que el interés es real, dando prácticamente por hecho que les interesa la operación comercial y que además tienen mucha prisa por cerrarla, pero......cuando creemos que por fin vamos a vender nuestro inmueble la persona que aparenta estar interesada nos viene con algún asunto raro en cuanto a la forma de pago, o nos pide datos personales relacionados con nuestras cuentas bancarias, o nos propone una serie de cosas cuando menos más que sospechosas.

Por tanto ya véis que hay que tener siempre mucho cuidado con lo que hacemos por internet, sobre todo cuando nunca hemos visto personalmente a nuestros interlocutores y cuando no se han identificado o no sabemos en realidad quiénes son. Algunos consejos básicos para evitar que nos engañen son los siguientes:

  • Nunca pague nada fuera de un contrato ajustado a la ley y sin saber exactamente a quién le estamos pagando. Es decir, sin conocer personalmente a la otra parte jamás realice ninguna operación comercial ni de otro tipo.
  • Nunca confíe en todos aquellos que no se identifican con claridad, especialmente cuando no residen en España.
  • Nunca devuelva llamadas de números que nos parecen extraños.
  • A pesar de haber conocido personalmente a la otra parte, jamás llegue a ningún acuerdo con nadie y nunca pague nada hasta que nos acrediten con toda la documentación necesaria que el inmueble que nos quieren vender o alquilar es de su propiedad y hasta que sepamos exactamente cual es la situación de ese inmueble (si tiene cargas, si es de varias personas etc).
  • Cuando alguien le exige muchas prisas para llevar a cabo una operación desconfíe siempre.
  • No haga caso nunca de ofertas extrañas con un precio o unas condiciones que no se ajustan a lo que sería lo normal en el mercado.
  • Y por último, nunca haga caso a todos aquellos que nos ofrecen operaciones muy tentadoras a cambio de realizar actividades delictivas como blanquear dinero, utlizar nuestro nombre y nuestra responsabilidad para hacerse cargo de herencias, etc. Primero porque sería un delito, y segundo porque si espera obtener algún beneficio lo único que obtendrá será un engaño y un problema.