Inmodiario

Madrid. Alfa Inmobiliaria, red española de comercialización de bienes inmuebles y suelo residencial, ha introducido un nuevo servicio en su cartera: se trata de la Gestión de la Certificación Energética, recientemente aprobada en Consejo de Ministros y que entrará en vigor el próximo 1 de junio.

A partir de esa fecha, cualquier propietario que quiera alquilar –siempre que sea por más de cuatro meses- o vender su vivienda, necesitará obtener este certificado que valora la calidad energética de la vivienda. 

El objetivo es homologarnos al resto de países europeos puesto que, según el Ministerio de Fomento, el 60% de las viviendas no cuentan con ninguna normativa de eficiencia energética, cuando en conjunto, este sector consume en nuestro país el 17% del total de la energía disponible.

“Este certificado, afirma Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, permitirá a los clientes poder comparar a nivel energético las distintas ofertas, hasta ahora eso no se podía hacer, y no es lo mismo una vivienda con calidad energética A que G, eso influirá en la negociación del precio. Un aspecto importante a destacar es que en la publicidad de los inmuebles debe de aparecer el nivel de calidad energética de la vivienda de lo contrario el propietario podría incurrir en una sanción económica, nosotros desde nuestras oficinas ya estamos informando a nuestros clientes de este detalle”.

Con el objetivo de facilitar la obtención de este certificado, Alfa Inmobiliaria ha puesto en marcha un Plan de Formación para todas las oficinas de la red. Tras estos cursos, los agentes de Alfa Inmobiliaria tendrán todos los datos para informar a sus clientes, sobre las nuevas obligaciones y como hacerles frente.

Actualmente, Alfa Inmobiliaria opera en España a través de más de 100 agencias franquiciadas, cuenta con más de 20 años en el sector, y está estructurada como una corporación de Servicios Inmobiliarios Integrales que ofrece a sus clientes una total garantía en las transacciones. A nivel internacional, está también presente en México, Colombia, Paraguay, Perú, Ecuador y Rusia.