Inmodiario

Barcelona. La demanda de pisos compartidos crece entre los profesionales y muestra una gran diferencia respecto al perfil de estudiante que busca piso en las ciudades universitarias.

Según el portal de alquiler de pisos compartidos Easypiso.com, la diferencia entre los usuarios profesionales que buscan compañero y los estudiantes es muy amplia. Del total de usuarios hasta octubre, a nivel nacional sólo un 19% son estudiantes, a diferencia del 58% que son profesionales. El otro 23% pertenece a jubilados y otros perfiles.

En Barcelona la diferencia es menor pero también el número los profesionales en búsqueda de compartir una vivienda de alquiler están por encima del de estudiantes. Un 42% de los demandantes de piso compartido trabajan, frente al 38% que son estudiantes, y un 23 % son  retirados y otros perfiles.

La imagen que se suele evocar de un piso compartido es la de un grupo de veinteañeros que se independizaron a los 18 y están pasando los años de Universidad con su nueva familia: los compañeros de piso. Pero la realidad es otra.

Según el director del portal Easypiso, Alberto Melgar, “conseguir un empleo no es sinónimo de independizarse y comprar una vivienda. El modelo de casa compartida por profesionales de todo tipo está muy extendido y cada vez más”, afirma.

Según los últimos datos recogidos del mes de octubre, el precio del alquiler de una habitación en Barcelona se situó en una media de 342 euros al mes, lo que supone un 1,3% menos con respecto al mismo mes del año 2011. La continua bajada de precios del alquiler de una habitación en piso compartido lo convierte en una opción cada vez más extendida que la de adquirir un inmueble.

A nivel nacional, el precio medio del alquiler de una habitación en piso compartido se sitúa en 283 euros al mes, un 1,8% menos que el precio del mismo mes en el año pasado.

A su vez, el número de trabajadores que residen en el piso y ofertan habitaciones libres también es mucho mayor a la de los estudiantes que buscan compañeros con los que compartir. Del total de usuarios que ofrecen piso, un 60% son profesionales y además, un 10,7% son propietarios de los inmuebles que buscan rentabilizar sus viviendas, mientras que sólo un 8% del total, son estudiantes.

Entre los anuncios publicados para compartir piso con profesionales en Barcelona se puede leer algunos como: “busco habitación en Barcelona para compartir con otros profesionales” o de aquellos que ofrecen habitaciones libres: “habitación amplia y luminosa para una persona trabajadora”.

Otros anuncios restringen a los demandantes por el horario de trabajo: “se ofrece habitación a persona responsable, limpia y con trabajo de día”.

E incluso, se pueden ver anuncios de aquellos para quienes, a la aventura de la búsqueda de empleo, se le añade la de buscar alojamiento en la ciudad como el del siguiente usuario: “soy una chica licenciada y me encuentro en búsqueda de empleo en Barcelona”.

Diferenciando entre géneros, en Barcelona el 47% de usuarios profesionales que buscan habitación de alquiler son hombres, mientras que el 45% son mujeres, y un 8% son parejas.

En el caso de los estudiantes, hay más mujeres estudiantes buscando piso para compartir en Barcelona, un 53%, a diferencia de un 35% de hombres que estudian en la capital, y un 12% de parejas.