Inmodiario

Madrid. Uno de los aspectos más importantes a la hora de poner a la venta  una casa es sin duda su precio.  Este importante valor, supone en la mayoría de las ocasiones el factor más determinante en cuanto al periodo de tiempo trascurrido entre la puesta en venta de una vivienda y la  adquisición de la misma por parte de un comprador. Y es que, por encima de características como la tipología, el año de construcción, las dimensiones o la población en la que se ubique una vivienda, vender una casa a precio correcto de mercado es el mayor aval para garantizar una venta satisfactoria en un periodo de tiempo razonable.

Muchos son los factores que determinar la valoración a precio de mercado de una vivienda y solo un profesional de la intermediación inmobiliaria es capaz de valorarla correctamente, es decir, a precio de mercado. Una recomendación, que los más de 500 profesionales que configuran la red RE/MAX en España, red  internacional de franquicias inmobiliarias líder en ventas en el mundo, siempre realizan a todos sus clientes.

Factores como la oferta y demanda  de viviendas de la misma tipología en la zona,   el índice de precios,  la localización, las comunicaciones y cercanía a servicios públicos como colegios, hospitales, transporte o zonas de compras, las dimensiones de la vivienda  e incluso la coyuntura económica del propio barrio en el que se ubica,  son algunas características que configuran el precio de la vivienda a valor de mercado y que en consecuencia siempre genera ventajas a la hora de facilitar su venta.

Y es que,  tal y como nos han confirmado los asociados a RE/MAX España, las propiedades que salen a la venta con precio a valor de mercado tienen el 95 % de posibilidades de venta, ya que al encontrarse dentro de los parámetros y posibilidades de compra de las mayoría de los interesados, el número de visitas y ofertas es mucho más abundante que el de una casa con una valoración superior, la cual puede incluso no venderse nunca.

Una buena valoración también impide las posteriores y sobretodo devaluadas contraofertas a las que muchos vendedores deben de vender finalmente su propiedad a fin de impedir la imposibilidad definitiva de la venta. Tampoco podemos obviar el hecho de que cuando un potencial cliente descubre una propiedad  acorde a sus intereses y ésta supera el valor del mercado, el cliente perderá el interés por la misma, y con mucha probabilidad no volverá a consultar por ella, ya que la mayoría de los compradores se presentan en la etapa inicial del la puesta en venta de una casa. Todo ello, sin olvidar la desconfianza que genera entre los compradores una vivienda puesta en venta durante un largo periodo de tiempo.

Y, por contrario que parezca, tal y como indican los profesionales RE/MAX consultados, la venta de un inmueble por encima del valor del mercado ayuda a vender las propiedades que sí lo están, ya que el potencial cliente solo comprará el inmueble que requiere en la zona que desea después de hacer comparaciones con todas las ofertas de vivienda de la zona.

De ahí la importancia de realizar una correcta valoración, acorde a los precios en valor de mercado, para impedir que sea éste el parámetro que imposibilite la venta. No se trata como muchos creen de una disminución del precio de una casa, sino de un ajuste en función de los factores y exigencias del mercado en cada momento y que solo un profesional inmobiliario es capaz de realizar, dado su conocimiento y experiencia en el sector.