Escritor y Formador inmobiliario. Arquitecto Técnico. Agente de la Propiedad Inmobiliaria. Correo...
Inmodiario

Madrid. Muchas veces, cuando se habla de cambios en los modelos productivos de un Sector o de la Innovación necesaria en Inmobiliaria para mejorar la competitividad de las empresas, se  tiende a pensar en complejas elaboraciones o procedimientos, pero como nos advierten los especialistas en el Cambio y Adaptación, en un gran número de casos la innovación empresarial se basa en pequeños detalles, lo que no es óbice para que su efecto resulte sin embargo, impactante. 
 
¿Habría en la Inmobiliaria algún ejemplo parecido? ¿Podría un pequeño hecho, un suceso fácil de llevar a cabo o de lograr, que tuviese la potencia necesaria para cambiar el mercado, al menos en algún aspecto básico?
 
Como ya le he mostrado en un artículo anterior una desagregación de las cifras de compraventa de viviendas en las que se distinguiesen los bienes adjudicados a los bancos, del resto de compradores, nos permitiría  saber de verdad, y no difusamente, la evolución del poder de venta del sistema de comercialización. Esos datos arrojarían mucha luz en el desempeño inmobiliario. Pero como ya hemos hablado de ello pasaremos en este artículo a hablar de otro detalle pequeño.
 
¿Qué pasaría si en las operaciones de compraventa se registrase un dato más como es que, “si en la operación ha intervenido o no un intermediario”?  Nótese que no digo –eso sería otra discusión- que además de recogerse el hecho de la intervención  se anotasen también otras circunstancias de la misma (Importe de la comisión, número y nombre de los que la reciben, etc.), no, no, sólo digo que en cada operación podría  anotarse si se ha hecho con la asistencia de un intermediario o no.
 
¿Qué pasaría entonces si estos datos fuesen recogidos, tabulados y estudiados estadísticamente? Pues que entonces empezaríamos a conocer algo fundamental para el desarrollo de cualquier mercado moderno como es la cuota de mercado de la Intermediación. Cosa que hoy no puede hacerse con precisión. Sin embargo es posible que haya usted escuchado más de una vez y con soberbia rotundidad y ausencia de duda una frase parecida a ésta: “En España, el porcentaje de personas que acuden a una agencia para, a través de ésta, vender o comprar su casa es –por ejemplo- del 33%  mientras que en Estados Unidos, asciende al 90%.”. Casi siempre se utiliza una expresión parecida a ésta para resaltar la diferencia del ejercicio de la profesión de agente inmobiliario entre esos países, lo atrasados que estamos, lo desarrollados que están y que, sin duda alguna, si hacemos tal y cual cosa también en España llegaremos a esas magníficas cifras USA.  Reconozco que yo no sé si en USA el porcentaje de particulares que acuden a una agencia es tal alto como el que recojo en esa frase típica pero lo que sí sé es que cualquier cifra que se use en la misma para establecer la cifra en España, es incierta. Cualquiera, digo. Y la prueba es simple: si no se mide: ¿cómo puede saberse el porcentaje o cuota? Para saberlo habría que medirlo…y si no se recoge el dato, ¿cómo puede afirmarse una cifra u otra?
 
La verdad es que como en tantas cosas del mercado inmobiliario español desconocemos el monto exacto y preciso de muchas variables importantes. Y ésta, la de la cuota de participación de los Intermediarios Inmobiliarios en las transacciones inmobiliarias es una de ellas.
 
Pero si es tan simple mejorar con pequeños movimientos como esos dos de los que le he hablado – y hay muchos más-  ¿por qué no se adoptan esos y otros cambios de inmediato? ¿Quién no quiere que se sepa, por ejemplo, la cuota de mercado de los intermediarios? ¿Quién no quiere más claridad sobre la importancia de los adjudicados en el total de las compras? ¿Quién no quiere más precisión en las cifras inmobiliarias? ...
 
Pues, posiblemente nadie, creo yo que no es algo personal o institucional, que se trata de pura desidia, de subdesarrollo, de poco amor por los números precisos… pero no estoy seguro ya que pueden existir otras explicaciones. Por ejemplo, la de un amigo, algo ácido, que  me dice a este respecto lo siguiente: ¿Para qué se van a utilizar cifras de mercadeo exactas, con lo bien que algunos usan las difusas a fin de que las cifras publicadas “digan”  lo que se quiere que digan?
 
NO creo que tenga razón pero la verdad es que me ha arruinado la tarde.

Escritor y Formador inmobiliario. Arquitecto Técnico. Agente de la Propiedad Inmobiliaria. Correo...