Inmodiario

Madrid. El ministro de Fomento, José Blanco, ha firmado varios convenios de colaboración con entidades locales para ejecutar veinte proyectos de restauración del patrimonio histórico, en los que se contempla una inversión de 22,8 millones de euros.

El Ministerio aportará 15,6 millones procedentes de los fondos generados por el 1% del presupuesto total de ejecución de las obras públicas, de acuerdo con lo establecido con la Ley de Patrimonio Histórico. Los restantes 7,2 millones correrán por cuenta de las entidades locales. Los proyectos presentados por las entidades locales son aprobados en la Comisión Mixta del 1% Cultural, en la que participan los Ministerios de Fomento y de Cultura.

Entre los proyectos de rehabilitación destacan la restauración del Pazo de Liñares (en Lalín, Pontevedra), el más costoso con 3,2 millones de euros, el Puente de Vizcaya, la Muralla de Huesca, el Pazo de Liñares (Lalín), las Reales Atarazanas de Barcelona o actuaciones en el Camino de Santiago. También destaca por la cuantía de las obras para reformar el Museo del Vino de Vilafranca del Penedes, que ascienden a casi 3,16 millones de euros.

Al término de la firma de los convenios con los alcaldes de los municipios donde se van a realizar las obras, Blanco ha destacado que las subvenciones del 1% Cultural “no sólo contribuyen a la conservación y promoción de nuestro patrimonio histórico común, sino que también están incidiendo positivamente en la actividad económica y en la generación de empleo en las zonas donde se desarrollan las inversiones, y demostrando que cuando todas las administraciones públicas colaboran, ganamos todos”.

El ministro se refirió también a que, en los últimos años, la cantidad destinada al 1% Cultural se ha triplicado, cuantificando en 62,5 los millones de euros aportados por el Ministerio durante 2010 en 111 actuaciones.