Inmodiario

La presidenta del Consorcio Casco Viejo de Vigo (CCVV) y delegada Territorial de la Xunta, Marta Fernández-Tapias, ha informado de la aprobación en el seno del consejo de administración del organismo rehabilitador del Plan de Actuación que contempla la intensificación de la labor desarrollada hasta ahora con la compra de 25 nuevas edificaciones en los próximos cuatro años.

Con un conjunto edificable de más de 7.000 metros cuadrados, la representante autonómica indicó que supondrá la puesta en el mercado de 45 viviendas de promoción pública hasta el 2025, lo que implicará la movilización de 14,5 millones de euros a lo largo de este cuatrienio.

Para la consecución de estos objetivos, según indicó, será clave la incorporación de 15 inmuebles incluidos en el Programa Municipal de Edificación Forzosa aprobado por el Ayuntamiento de Vigo en el 2019. "Aseguramos de este modo actuaciones en 12 calles del casco histórico, que podrían verse ampliadas en función del resultado de las negociaciones en marcha para la adquisición de más fincas", dijo.

Fernández-Tapias recordó que la revisión del Plan de Actuación es un requisito establecido por norma en el tercer año de vigencia y que su modificación responde en este caso, además de la necesidad de incorporar el Programa Municipal de Edificación Forzosa, a que persisten zonas en las que el proceso de rehabilitación integral que justificó la creación del CCVV no finalizó.

Así, tras poner en valor la importante labor de regeneración acometida por el organismo que preside junto a otros agentes sociales, señaló que es necesario concluir intervenciones aún en marcha en la zona alta del casco viejo vigués e incrementar la actuación pública en la zona baja, especialmente en el entorno de la Plaza del Berbés y Pobladores, en la que por distintas circunstancias la promoción privada encuentra dificultades para acometer inversiones.

La presidenta del CCVV defendió así la necesidad darle continuidad al valioso trabajo de recuperación edificatoria y patrimonial que está realizando el Consorcio del Casco Viejo, organismo participado en un 90% por la Xunta y en un 10% por el Ayuntamiento de Vigo, facilitando con sus inversiones el acceso la una vivienda a decenas de familias y la revitalización de la zona histórica.

Desde el año 2005 el Gobierno gallego invirtió más de 27,4 millones de euros en actuaciones de rehabilitación en este ámbito permitiendo la adquisición de 82 edificios y la puesta en el mercado de 111 viviendas de promoción autonómica (VPA) y 33 locales. Especialmente en una ciudad, dijo, que acumula el mayor número de demandantes de vivienda y que carece de Plan General de Ordenación Municipal (PGOM).