Inmodiario

La rehabilitación no está en la agenda de las comunidades de propietarios madrileñas, según se desprende de una encuesta realizada por el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) a su colectivo.

Un 80% de las obras de rehabilitación en edificios solo se realiza cuando es por obligación - normativa derivada de las inspecciones- o por necesidad -obras urgentes - y, en muy pocos casos, solo un 20%, por iniciativa de la comunidad de propietarios. La falta de cultura rehabilitadora y su elevado coste son dos de las razones que justifican esta situación.

Para el CAFMadrid la rehabilitación energética se convertirá en la palanca de la recuperación económica; no en vano, a este sector se destinarán 5.300 millones de euros procedentes de los fondos europeos, más 1.000 adicionales, en los próximos años, según ha señalado el Gobierno.

"Estas ayudas son fundamentales para las comunidades de propietarios, ya que los edificios que tienen un correcto aislamiento térmico en sus envolventes (fachada y cubierta) pueden tener un ahorro en el consumo de hasta un 10%, tanto en calefacción como en refrigeración", indica Isabel Bajo, presidenta de CAFMadrid.

Para poder optar a estos fondos europeos, se prevé que el Gobierno diseñe un plan de ayudas, "que debe ser lo más flexible posible para que las comunidades de propietarios puedan acceder con un simple acuerdo aprobado en junta", piensa Bajo.

"El porcentaje de comunidades que han recibido algún tipo de subvención -local y autonómica- es, según esta encuesta, poco representativo. Convendría preguntarse el porqué de este bajo porcentaje. ¿Es complicada la solicitud y documentación necesaria?, ¿las subvenciones gozan de un gran descrédito entre la población?", reflexionan desde el CAFMadrid.

También la rehabilitación energética implica una elevada inversión: en más del 50% de las comunidades el gasto medio de la mejora de la envolvente fue superior a los 60.000 euros. Por ello, esta institución solicita que el Gobierno inicie campañas de sensibilización y concienciación dirigidas a los propietarios y basadas en los beneficios reales que tiene acometer este tipo de actuaciones.

"Debe trasladarse a la sociedad que, con la aplicación de medidas de ahorro en las comunidades, la inversión no se amortiza a corto plazo; prueba de ello es la desconfianza que todavía muestran los vecinos cuando se habla de detectores de presencia, iluminación led, o, en la actualidad, con los repartidores de costes de calefacción", subraya Bajo.

Otra asignatura pendiente, según se desprende de este estudio, es la accesibilidad: en casi la totalidad de las comunidades los propietarios se ha planteado eliminar las barreras en los edificios, tanto motrices como sensoriales.

Si bien desde el año 2017 los ajustes razonables en materia de accesibilidad son obligatorios, "estos, que deberían ser más concretos por parte de la legislación, solo se cumplen conforme los edificios van realizando el Informe de Evaluación del Edificio (IEE), ya que son de obligado cumplimiento", indican desde el CAFMadrid.

Para finalizar, esta encuesta analiza la red de saneamiento y evacuación de aguas de los edificios. Aunque casi el 47% de los administradores encuestados reconoce que existe una adecuada conservación y mantenimiento de la red, el 88% de las comunidades de propietarios se ha planteado una mejora y sustitución de las bajantes y tuberías generales.