Inmodiario

El Área de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza ha impulsado las reformas de los denominados grupos sindicales a través de la firma, con el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, de un convenio de colaboración para la redacción de los Estudios de Detalle de diez conjuntos urbanos de interés de la ciudad.

La firma, suscrita por el consejero Víctor Serrano y el decano del Colegio de Arquitectos, Pedro Navarro, implica que la Demarcación de Zaragoza del citado colegio facilitará diez equipos de cuatro profesionales cada uno para la realización de los citados Estudios de Detalle, mientras que la dirección técnica y el control de dichos Estudios será realizada por el Servicio de Planeamiento del Ayuntamiento, perteneciente al área de Urbanismo y Equipamientos.

De este modo, una decena de estos conjuntos urbanos podrán disponer de esta herramienta de planeamiento de desarrollo, que acondiciona la normativa urbanística y de planeamiento urbano para que, después de ser validados por el Ayuntamiento de Zaragoza, puedan desarrollar sus proyectos de reforma, rehabilitación y mejoras.

Como ha explicado el decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, Pedro Navarro, "se consigue así desatascar el problema de licencias surgido a raíz de la modificación parcial 154 del PGOU que exigía Estudios de Detalle a estos conjuntos urbanos, pero que no quedaba claro cómo se podían desarrollar".

Por ello, como ha señalado el consejero Víctor Serrano, "ahora conseguimos avanzar en una cuestión urbanística para dar mejor calidad urbanística a estos conjuntos que entre todos agrupan a unas 3.000 viviendas afectadas, y así podrá ganar en mejor accesibilidad, realizar reformas basadas en sostenibilidad, y mejorar el entorno de todos estos conjuntos".

"De este problema venimos hablando desde hace muchos años en la ciudad y no se había resulto del todo, y es importante porque nos da un pistoletazo de salida para ser ambiciosos, porque en el momento en que se desbloquee esta situación, es cuando nosotros como Ayuntamiento podremos plantearnos actuaciones potentes en regeneración urbana, rehabilitación y sostenibilidad", ha resumido Serrano, quien ha puesto en valor "la colaboración público-privada y con la sociedad civil es útil para avanzar en el trabajo de las Administraciones públicas y en los retos a futuro de la ciudad".

En concreto, el acuerdo supone abrir la posibilidad de este impulso a los grupos Andrea Casamayor (antes José Antonio Girón) en sus fases I y II (400 y 390 viviendas); Ortiz de Zárate (264 viviendas); San Jorge-Severino Aznar, en Duquesa Villahermosa en sus fases I y II (218 y 238 viviendas); Arzobispo Doménech (256 viviendas); Gabriela Mistral (antes General Urrutia) con 346 viviendas; Teniente Polanco (162 viviendas); Vizconde Escoriaza (124 viviendas); y Picarral (478 viviendas).

Los estudios de detalle, que están jerárquicamente por debajo de las normas generales como los Planes Generales o Planes Parciales, suelen suscribirse a una vivienda, edificio, manzana o unidad urbana, y son necesarios para actuar en zonas comunes, obras de accesibilidad, instalación de algunos ascensores, definir espacios de aparcamientos, proponer la variación de las dimensiones máximas de una fachada, ejecutar actuaciones funcionales o realizar reformas similares, lo que suponen las grandes necesidades de este tipo de conjuntos conocidos como los grupos sindicales.

La normativa vigente contempla tres tipos básicos de Estudios de Detalle: los que señalan alineaciones y rasantes que no afecten a la ordenación estructural ni disminuyen la superficie destinada a espacios libres, públicos o privados; los que ordenan los volúmenes de la edificación de acuerdo con las especificaciones del planeamiento (asignación concreta a las parcelas de los volúmenes edificables, reordenación de los volúmenes, definición del viario interior de acceso a los edificios, o establecimiento de los viales o suelos destinados a dotaciones públicas); y los que determinan condiciones estéticas y de composición de la edificación.

Los Estudios de Detalle, que debe aprobar posteriormente el Ayuntamiento de Zaragoza, tienen que ser elaborados por profesionales de la arquitectura, y suelen incluir información catastral y de registro, análisis sectorial de impacto de la nueva ordenación, planos, proyecto o propuesta de reordenación, memoria...

A finales de febrero, el equipo de Gobierno de la ciudad ya aprobó, con carácter definitivo, el documento de coordinación del conjunto urbano denominado Balsas de Ebro Viejo y los estudios de detalle de las comunidades de vecinos de Valle de Oza, 6; Valle de Gistain 4-6: avenida de San Juan de la Peña, 31; Valle de Oza, 13-15; y Peña Oroel, 13-15-17.