Inmodiario

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha informado en rueda de prensa de la declaración de la Ribeira Sacra como nueva Área de Rehabilitación Integral Supramunicipal.

Esta área de rehabilitación, dijo, comprenderá un total de 25 ayuntamientos de las provincias de Ourense y Lugo con sus correspondientes 433 parroquias y con una superficie total de 3.000 km2.

El objetivo final de la ARI será la rehabilitación de alrededor de 2.000 viviendas durante los primeros diez años, además de las obras de reurbanización y urbanización que realicen los ayuntamientos.

Más al por menor, Feijóo explicó que con esta declaración se podrán realizar actuaciones de mejora en las viviendas ubicadas en estos núcleos de población y en las instalación públicas, tanto vías de comunicación como espacios de relaciones.

Hace falta recordar que según el estudio previo realizado, un 35% de las viviendas se encuentran en estado regular o malo y el 5% restante en estado ruinoso.

Sobre este punto, el titular de la Xunta subrayó que dado que este es un territorio que se caracteriza por su dispersión y por contar con muchas viviendas susceptibles de ser rehabilitadas, es preciso realizar una intervención conjunta para: la rehabilitación y renovación de edificios, la mejora de la eficacia energética, la mejora de las condiciones de seguridad y accesibilidad, el aumento de la ocupación de los edificios, la mejora de las instalaciones públicas de agua y energía y la mejora de la calidad del medio urbano.

Al amparo del área de rehabilitación los propietarios de las viviendas podrán obtener hasta un máximo de 16.000 euros de ayuda por actuación y los ayuntamientos percibirán hasta 2.000 euros por vivienda rehabilitada para hacer obra pública.