Inmodiario

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona, presidida por Ada Colau, ha dado luz verde a la revocación de la licencia de obras de construcción y a la retirada de la autorización de derribo, y determina el precio de la expropiación de las casitas de la calle de la Encarnación, 13-15 y 17, en seis millones de euros.

Este acuerdo representa un paso más en el proceso para recuperar las casitas de la calle de la Encarnación, con el objetivo de construir una escola bressol y con la posibilidad de incluir vivienda dotacional, dos grandes necesidades de equipamientos públicos en el barrio de Gracia, especialmente en torno a la vivienda y los equipamientos educativos

Además de los seis millones de euros aprobados para la expropiación de las casitas, la Comisión de Gobierno ha aprobado la indemnización por responsabilidad patrimonial que comporta la revocación de las obras.

De esta manera, los propietarios de la parcela percibirán 1.408.399,86 euros para limitar el importe de la responsabilidad patrimonial y evitar litigios.

En noviembre del 2018 una protesta vecinal alertó al Ayuntamiento de unas obras en la calle de la Encarnación que amenazaban a una encina bicentenaria del barrio de Gracia.

El derribo de las casitas, que se tenía que llevar a cabo para construir 28 viviendas, se detuvo para catalogar y preservar la encina.

La encina pasó a formar parte de la lista de árboles de interés local y ya disfruta de protección como bien de interés público.

Después de detener las obras de derribo y catalogar la encina histórica, se empezó a trabajar para revocar la licencia de obras.

Posteriormente se llegó a un acuerdo con la plataforma vecinal Salvem l'Alzina para iniciar los trámites de expropiación de las casitas de la calle de la Encarnación y decidir qué equipamientos tenían que formar parte de este espacio.

Esta actuación se enmarca en el Plan especial de preservación urbanística y protección del patrimonio de Gracia, en la Vila de Gracia y parte de los barrios de la Salud, Vallcarca y lo Camp Grassot y Gracia Nueva.

El objetivo de la ampliación del catálogo es mantener el carácter tradicional del distrito, fomentar la rehabilitación y frenar la sustitución de edificaciones y proteger el patrimonio de los movimientos especulativos.

El núcleo antiguo de Gracia se planteó originariamente como una ciudad jardín, donde las zonas verdes y las plazas eran las grandes protagonistas del modelo urbanístico. Pero desde los años sesenta el tejido tradicional se ha visto amenazado por la especulación inmobiliaria y la destrucción del patrimonio, lo cual ha comportado una pérdida importante de lugares y edificaciones singulares y emblemáticas.