Inmodiario

Los recintos de Gran Vía y Montjuïc de Fira de Barcelona vivirán en los próximos años un importante proceso de ampliación y renovación con el objetivo de afianzar el liderazgo de la institución en ferias y congresos, aumentar su nivel de competitividad a escala internacional y contribuir a la actividad económica y empresarial del territorio.

Este gran proyecto de infraestructuras feriales, valorado en 380 millones de euros, cuenta con el apoyo de las instituciones catalanas canalizado mediante un protocolo que se acaba de firmar.

Los recintos feriales tienen actualmente un nivel de ocupación muy elevado y, según las proyecciones realizadas, podrían llegar a la saturación a medio plazo. Esto se produce en un contexto internacional de mucha competencia entre ciudades por atraer grandes eventos y que realizan importantes inversiones para aumentar la capacidad, la funcionalidad y la eficiencia de sus instalaciones.

En este sentido, el plan, que prevé la remodelación del recinto de Montjuïc, construido con motivo de la Exposición Internacional de 1929, y la ampliación del de Gran Via, edificado en diversas fases entre 1995 y 2011, obedece a la decisión estratégica de Fira de Barcelona de continuar siendo un referente en la captación de grandes eventos internacionales, de responder al crecimiento de los salones organizados por la institución y de afianzarse como uno de los motores económicos y sociales más importantes del territorio.

Más superficie de exposición en Gran Vía

En cuanto al recinto de Gran Vía, diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito y que actualmente cuenta con 240.000 metros cuadrados de superficie bruta expositiva, se ampliará con el objetivo de dar posibilidades de crecimiento a los salones propios y externos, poder competir con los equipamientos feriales más importantes a nivel mundial, atraer grandes eventos y poder simultanear varios certámenes.

Su crecimiento se llevará a cabo en unos terrenos de 40.000 metros cuadrados de superficie situados en la manzana comprendida entre la avenida de Juan Carlos I y las calles Ciencias, Salvador Espriu y José Agustín Goytisolo, de L'Hospitalet de Llobregat, donde actualmente hay dos edificaciones y terrenos no ocupados.

En este espacio se construirá un edificio de dos plantas con 60.000 metros cuadrados, además de una edificación para oficinas y servicios, destinados a usos feriales, que enlazará con el pabellón 1 y el hall Europa del recinto mediante un paso elevado, dando continuidad a la pasarela que conecta todos los pabellones.

Con esta actuación, la superficie expositiva bruta del recinto de Gran Vía crecerá hasta los 300.000 metros cuadrados, situándose entre las instalaciones más importantes de todo el mundo por espacio, además de destacar por su funcionalidad, tecnología, calidad, innovación y sostenibilidad. Está previsto que la ampliación finalice el año 2024.

Proyecto "Univers Montjuïc"

En el caso del recinto de Montjuïc, el proyecto denominado "Univers Montjuïc", en fase de estudio, contempla la remodelación del espacio actual para adecuarlo a las exigencias feriales propias del siglo XXI, con unas instalaciones funcionales, flexibles, sostenibles y eficientes, manteniendo a la vez la esencia del recinto histórico, íntimamente ligado al imaginario popular barcelonés. Se le dotará de un alto nivel de calidad urbanística y constructiva como corresponde a uno de los ámbitos más emblemáticos de Barcelona.

Se trata de un proyecto estratégico, que se está definiendo desde hace un tiempo en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona, que persigue generar nuevas oportunidades de desarrollo para la ciudad y la propia Fira, dinamizar la actividad económica, apostar por la innovación y el emprendimiento y recuperar espacios para diversos usos ciudadanos, potenciando el carácter urbano del recinto y su interrelación con el tejido empresarial y el entorno.

En este sentido, el recinto, una vez remodelado, albergará espacios feriales dotados de soluciones modulables para adaptarse a las necesidades de los diversos eventos y en los que también habrá zonas para el emprendimiento, el 'coworking' o el 'showroom' para empresas. Asimismo, se prevé que el palacio Alfonso XIII acoja actividad congresual, con un auditorio, mientras que el de Victoria Eugenia la ciudad lo destine a usos culturales.

Estas actuaciones urbanísticas, impulsadas por el Ayuntamiento, implicarán la reurbanización de la avenida Reina María Cristina que se convertirá en un gran espacio sin tráfico a modo de explanada.

Asimismo, se abrirá una calle como continuidad de la calle de la Guardia Urbana para canalizar el tráfico rodado de la zona hasta la avenida del Paral·lel, entre el actual Palacio 2 y el resto de palacios, ofreciendo asimismo la posibilidad de destinar nuevos espacios para uso de la ciudad, ya sea en el ámbito de los equipamientos o residencial.

El proyecto está previsto que finalice el 2029, coincidiendo con el centenario de la Exposición Internacional de 1929, de tanta trascendencia sobre la trayectoria ferial de Barcelona.

El protocolo también determina que la sociedad patrimonial Fira 2000 preparará un proyecto que prevea el desarrollo financiero y patrimonial de las nuevas inversiones a efectuar en los dos recintos feriales, siguiendo el modelo que se aplicó en 2006 para financiar la construcción del recinto de Gran Vía, mediante las aportaciones de las diferentes instituciones.

Según las estimaciones iniciales, para financiar las nuevas inversiones, las instituciones no deberán incrementar la cantidad anual que actualmente aportan a Fira 2000, sino que se prolongaría la actual más allá del tiempo previsto inicialmente.

En este sentido, en el plazo de seis meses desde la firma del protocolo, las partes se comprometen a suscribir un nuevo pacto de accionistas de Fira 2000 de acuerdo con el proyecto financiero que se haya convenido y que renueve y amplíe el existente actualmente relativo a la financiación del recinto de Gran Vía. Respecto a la financiación, el protocolo apunta a la posibilidad de recibir financiación de la Unión Europea.

  • Tags