Inmodiario

La Vicepresidencia y Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo del Gobiernode Baleares ha aprobado, con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el proyecto "Ibiza, Cohesión Social e Integración de Barrios", que contará con una subvención de 7.965.000 euros provenientes de la Unión Europea. El presupuesto total del proyecto es de 24.870.000 euros, y deberá estar finalizado en 2023.

Con este proyecto, el conjunto de la ciudad de Ibiza y la zona residencial del barrio de la Platja d'en Bossa del municipio de Sant Josep de sa Talaia experimentarán un importante impulso socioeconómico.

La ayuda, procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en el marco del Programa Operativo Pluriregional de España, servirá para cofinanciar actuaciones relacionadas con el desarrollo urbano sostenible e integrado (DUSI).

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas aprobaba este lunes la asignación de ayudas FEDER, entre las cuales se encontraba la solicitud del Govern balear para la cofinanciación de este proyecto del Ayuntamiento de Ibiza, que se concentrará sobre todo en los barrios de la periferia (Can Misses, Can Cantó, Can Escandell, Caso Sierres, Platja d'en Bossa, Es Viver y Figueretes). Estas zonas no presentan el atractivo turístico ni las mismas oportunidades de crecimiento que el centro histórico de la ciudad.

Con esta iniciativa se pretende dotar de recursos a la ciudad para mejorar la movilidad urbana, los servicios sociales, la integración de la población inmigrante y la habitabilidad de las viviendas, así como ofrecer servicios de calidad a toda la población.

La Estrategia aprobada realiza un primer diagnóstico de los problemas detectados en estos cascos urbanos, entre los cuales encontramos una economía basada en el sector turístico, espacios públicos monopolizados por el vehículo privado, la utilización ineficiente de la energía, una difícil gestión de la población estacional y la generación de desigualdad social y la dificultad de acceso a la vivienda.

Este plan estratégico busca frenar el proceso de degradación ambiental y social de estas zonas y mejorar los servicios, la reordenación del tráfico y del urbanismo y conseguir una promoción social y económica adecuada.

A partir de la identificación de las necesidades de la población y que van asociadas a los retos sociales, económicos, demográficos y ambientales propuestos, la Estrategia prioriza cuatro grandes áreas de actuación. La diversificación de la oferta turística, reducción de la estacionalidad y derecho a una vivienda digna, los Tics y administración electrónica, la innovación y las actuaciones en el barrio de Platja d'en Bossa.

Entre las acciones que se llevarán a cabo, hay que destacar las siguientes: adquisición y rehabilitación de viviendas por emergencia social, modernización del comercio local, accesibilidad y mejora de aceras, creación y recuperación de parques urbanos, rehabilitación integral de edificios de patrimonio histórico y cultural, plan de fondeo ecológico en la bahía de Talamanca, instalación de sistemas de energía fotovoltaica en espacios públicos, caminos escolares seguros, impulso de la administración electrónica, y monitorización y telegestión de servicios urbanos.

Los resultados que se esperan obtener una vez desarrollada la estrategia son el incremento de la utilización de las TIC, del transporte público y de la seguridad vial; la reducción de la contaminación atmosférica y acústica y del gasto energético; la revalorización del patrimonio; la mejora de la accesibilidad a los barrios, el aumento del parque de viviendas sociales y de alquiler; y la generación de ocupación no estacional.