Inmodiario

La Fábrica del Sol, renovada, vuelve a abrir las puertas como espacio pedagógico, de asesoramiento y promoción de la educación ambiental urbana, y se convierte en el edificio referente de la sostenibilidad en la ciudad. El equipamiento tiene un programa bien amplio de actividades y de talleres gratuitos para todos los vecinos y las vecinas.

La Fábrica del Sol es un espacio pedagógico que impulsa actividades e iniciativas con entidades, colectivos y ciudadanía para fomentar medidas que ayuden a avanzar hacia una ciudad más eficiente y saludable, y ofrece un servicio de soporte y de asesoramiento a los barceloneses y las barcelonesas que quieran aprender cómo colaborar.

"La Fàbrica del Sol es un punto de encuentro para que la ciudadanía conozca todo lo que se está haciendo en Barcelona a favor de la sostenibilidad y descubra cómo puede contribuir", ha remarcado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz.

El equipamiento, ubicado en el barrio de la Barceloneta, se implica en proyectos del entorno, como la dinamización del punto de compostaje del barrio de la Barceloneta, participa en el programa Barcelona+Sostenible de formación para escuelas, entidades y empresas, y programa actividades, talleres y salidas relacionadas con la sostenibilidad que son gratuitas y aptas para todas las edades.

Además, el edificio es la sede del Servicio de Documentación de Educación Ambiental y del Ateneo de Fabricación Digital, donde los vecinos y las vecinas pueden transformar residuos en recursos mediante la fabricación digital en 3D, entre otros.

La Fàbrica del Sol se ha convertido en un ejemplo de eficiencia y calidad en el consumo de recursos, comfort y salud, con una reforma basada en soluciones arquitectónicas, materiales y técnicas que lo han transformado en un edificio 100 % sostenible. Además, pone de manifiesto que la rehabilitación eficiente de un inmueble de alto valor patrimonial es viable, en este caso un edificio de 1842 que ha sido testigo de la evolución de las fuentes de energía urbanas.

Entre otros, se han renovado las instalaciones de energía solar y agua, se ha habilitado una cubierta verde con sistema de recogida de agua, se ha mejorado el aislamiento y el sistema de ventilación, y los materiales utilizados han permitido reducir el impacto ambiental. Con estas mejoras, la Fábrica del Sol ha conseguido el sello de edificio amigo de la bicicleta, el certificado verde del Consejo por la Edificación Sostenible de España y la categoría A del Certificado de Eficiencia Energética.

La transformación del equipamiento se recoge en la exposición "Cómo funciona La Fàbrica del Sol. Edificio sostenible, saludable e inteligente", que ayuda a entender los beneficios de las mejoras y visibiliza cómo la contribución ciudadana puede transformar la ciudad en un entorno más sostenible. Los trabajos se han prolongado durante un año y han tenido un presupuesto de 688.033 euros.

  • Tags