Inmodiario

Desde 2009, la Xunta firmó con los ayuntamientos gallegos convenios para recuperar cerca de 3.700 viviendas en las Áreas de Rehabilitación Integral, a través de una inversión de casi 48 millones de euros de fondos autonómicos y estatales. El Gobierno gallego considera muy positivo el balance de las actuaciones realizadas en materia de rehabilitación en estas zonas declaradas prioritarias, por lo que mantendrá la actividad en ellas durante la ejecución del nuevo plan estatal de vivienda.

Mantener la vigencia de las ARI al amparo del Plan Estatal será posible gracias al convenio firmado entre la Xunta y el Ministerio de Fomento, que establece la posibilidad de incorporar estas zonas prioritarias acogidas a planes anteriores. La medida fue incorporada por el interés de la Administración autonómica en mantener vivo un modelo en el que Galicia fue pionera desde el primer momento y que está dando excelentes resultados.

La Xunta de Galicia, a través del Instituto Gallego de la Vivienda y Suelo, firmará nuevos acuerdos con 31 ayuntamientos gallegos con áreas de rehabilitación vigentes para posibilitar la financiación estatal, complementario de la financiación autonómica, de las actuaciones previstas una vez comience la aplicación del nuevo Plan.

El IGVS se dirigió esta semana a todos los ayuntamientos implicados solicitando que comuniquen su voluntad de firmar los nuevos acuerdos de financiación, así como la descripción de las actuaciones pendientes en cada área de rehabilitación y su posible inclusión en los requisitos del nuevo plan.

Galicia cuenta con ayudas propias y exclusivas para la rehabilitación de viviendas en conjuntos históricos y en medio rural desde comienzos de la década de los noventa, un modelo que sirvió de ejemplo para la inclusión en el Plan de Vivienda 1996-1999 de la figura de las áreas de rehabilitación.

En el mismo año 1996 se declaró en Galicia la primera área de rehabilitación existente en toda España y que hizo posible, con financiación de la Xunta de Galicia y del Estado activar los notables cambios registrados en la mayor parte de los cascos históricos de las villas y ciudades gallegas y en determinados núcleos de características rurales que también cuentan con área de rehabilitación.

Desde 1996 se declararon en Galicia 56 áreas de rehabilitación en 38 ayuntamientos diferentes. Y también se declaró una ARI tan singular como es el área de rehabilitación de los Caminos de Santiago, que transcurre por 107 ayuntamientos de las cuatro provincias, de manera que el total de ayuntamientos gallegos que disponen de áreas de rehabilitación asciende a 128, ya que algunos de los ayuntamientos incluidos en el área de los Caminos de Santiago también tienen ARI propias.

En total, desde el año de su creación, se rehabilitaron al amparo de las ARI más de 11.300 viviendas, cuyos propietarios recibieron ayudas de la Xunta y del Estado. Los ayuntamientos correspondientes también realizaron múltiples obras de urbanización y reurbanización en estas zonas, recibiendo también ayudas autonómicas y estatales para dichas obras.

En total, las aportaciones de la Xunta y del Estado para la rehabilitación de viviendas y urbanización y reurbanización superan los 85,5 millones de euros que indujeron una inversión de más de 15 millones de euros por parte de los ayuntamientos y cerca de 90 millones de euros por los propietarios de las viviendas, lo que supone que el programa de áreas de rehabilitación movilizó un total de más de 190 millones de euros.

Los convenios firmados con ayuntamientos desde 2009 hasta la actualidad incluyen un total de 3.692 actuaciones (viviendas) por un importe que supera los 47,8 millones de euros.

Partes de estos convenios están aún en ejecución (algunos finalizan este mismo año 2014) y será necesario firmar nuevos convenios con esos ayuntamientos para garantizar la financiación estatal de las actuaciones en el marco del plan 2013-2016.

De las 56 áreas declaradas en 38 ayuntamientos una buena parte comprende los cascos históricos de ciudades y villas, pero también existe ARI (en núcleos rurales tradicionales, como son los casos de Rinlo en Ribadeo o San Cristovo en Ribadavia). Otras áreas de rehabilitación no se encuentran en zonas históricas, sino en barrios de ciudades y villas, necesitados de actuaciones integrales, como son los de Vista Alegre y Pontepedriña (Santiago de Compostela), O Birloque (A Coruña), Bouzas (Vigo) o Estribela (Pontevedra).