Inmodiario

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía destinará durante este ejercicio un presupuesto de 2,94 millones de euros para eliminar la infravivienda en Granada, donde se localiza la mitad de los inmuebles en condiciones precarias existentes en toda la comunidad de Andalucía. Esta inversión autonómica permitirá ejecutar, dentro de la política de rehabilitación de la Junta, actuaciones para mejorar las condiciones de habitabilidad de 147 viviendas en 40 municipios de la provincia.

Las actuaciones se desarrollarán a través del Programa de Transformación de Infravivienda y en ellas se combinarán obras de mejora y adecuación, con construcción de nueva planta y trabajos de urbanización, dependiendo de la situación de cada inmueble. Además, esta acción de carácter residencial irá acompañada de iniciativas en el ámbito social, con el fin de garantizar el mantenimiento de los vecinos en sus barrios originarios y de alcanzar su integración en el conjunto de la ciudad.

Este tipo de obras tendrán una especial incidencia en las casas cuevas de la comarca de Guadix y Baza y de la zona de Poniente, en el municipio de Moraleda. El programa contempla la intervención tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, ya que prevé la sustitución de las cubiertas para evitar problemas de humedad, la adecuación de los cuartos de baño para favorecer su accesibilidad o la mejora de las instalaciones eléctricas y las redes de suministro.

Estos trabajos, que tienen un periodo medio de ejecución de cuatro meses, supondrán una inversión de la Junta de unos 24.500 euros, aunque esa cuantía puede elevarse hasta los 30.000 euros si la obra es de mayor envergadura y la degradación de la casa es mayor. En los casos en los que sea necesario el realojo de los vecinos, el traslado temporal de los afectados se realizará en colaboración con los servicios sociales de los ayuntamientos.

Para desarrollar este programa, la Junta de Andalucía ha firmado previamente convenios con los consistorios, que ya pueden comenzar a contratar las obras y ejecutar los trabajos.

Las administraciones locales son las gestoras de estas ayudas públicas y las promotoras de las obras, lo que las faculta para contratar a las empresas constructoras. Esta línea  de rehabilitación de la Junta constituye un revulsivo para la generación de empleo y la reactivación del sector de la construcción en los diferentes municipios en los que se desarrolla este programa.