Inmodiario

Madrid. Iberdrola Inmobiliaria, filial promotora del grupo eléctrico, ha cerrado un acuerdo para alquilar en exclusiva, por un periodo inicial de cinco años, el Edificio Alcalá 265, situado junto a la M-30 de Madrid, a la corporación pública Tragsa, dedicada a favorecer el desarrollo sostenible del medio rural y marino, en lo que se ha considerado como una de las operaciones de alquiler de mayor envergadura realizadas en 2010 en la capital. La operación ha estado intermediada por la consultora inmobiliaria CB Richard Ellis.

Se trata de un inmueble de oficinas con 3.600 metros cuadrados de superficie bruta alquilable, que se eleva hasta los 4.322 metros si contamos el espacio reservado a las 75 plazas de garaje propias. Como rasgo importante para la publicidad del inquilino, el edificio permite la posibilidad de personalizar la identidad de la empresa con un gran rótulo luminoso con fachada a la calle de Alcalá con el logotipo de la compañía. Las oficinas, diáfanas con falso techo registrable, disponen de placas con luminarias y suelo técnico registrable con revestimiento de moqueta.

El inmueble dispone de fachada directa a la calle de Alcalá, acceso independiente, y bien comunicado con el centro de Madrid, el aeropuerto de Barajas, las estaciones de tren de Chamartín y Atocha, y las principales arterias de distribución, como la M-30, la M-40 y las autovías A-1 y A-2.

El inmueble, denominado Edificio 1, se encuentra dentro del Centro de Negocios Alcalá 265, en el que la filial inmobiliaria de Iberdrola tiene su sede. Este complejo de oficinas cuenta con otro dos edificios adicionales, hasta sumar entre los cuatro un total de 14.000 metros cuadrados y 270 plazas de aparcamiento.