Inmodiario

AXIS CORPORATE, multinacional de consultoría de negocio, y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) han organizado una nueva jornada del ciclo de conferencias “New Experience on Business Transformation”. En esta ocasión, el ponente invitado ha sido el Presidente de Colonial, Juan José Brugera, quien ha desgranado los hitos de una inmobiliaria que ha sabido definir con claridad su estrategia y que ha superado seguramente la peor crisis que ha vivido el sector en los últimos años.

En la presentación del ponente, Casimiro Gracia, Presidente de Axis Corporate, y Joan Ramon Fuertes, Director Ejecutivo de Banca Retail, Markeing y Calidad de La Caixa, han explicado la larga trayectoria de Brugera, “un directivo de formación e inicios profesiones en el sector financiero, pero con una vertiente industrial del negocio que combina con sabiduría y determinación”.

Brugera ha explicado a un auditorio de más de cien personas la equity story de Colonial, empresa a la que está ligado desde 1994, cuando José Vilarasau e Isidro Fainé le encomendaron la dirección, con la excepción del periodo en que la compañía fue adquirida por Luis Portillo. El Presidente de Colonial ha comentado que el negocio inmobiliario tiene dos vertientes muy diferentes, la construcción y promoción por un lado, y la gestión de activos por otro. Colonial optó  por la segunda, centrando su estrategia en edificios de oficinas en zonas prime de las ciudades de Madrid y Barcelona. Brugera ha explicado que en bolsa “es importante tener una estrategia clara, ya que la multiestrategia no está bien vista por el mercado”. En este contexto, la compañía salió a bolsa en 1999.

El segundo hito de la compañía bajo la dirección de Brugera fue su internacionalización, con la entrada en el mercado europeo de oficinas, en concreto con la compra de Société Foncière Lyonnaise (SFL), tras una primera oferta en acciones que la empresa rechazó y una segunda en efectivo, con el apoyo de La Caixa, que la inmobiliaria francesa finalmente aceptó.

Asimismo, en el año 2005, Colonial amplió su tamaño en Madrid de la mano de la Mutua Madrileña, a la que adquirió sus activos inmobiliarios a cambio de una participación en la compañía. Según Brugera, “la estrategia de compra de activos en zonas prime en la capital española y en Barcelona ha quedado demostrada como de gran éxito, puesto que incluso en los peores momentos de la crisis, estos edificios han mantenido una ocupación media del 80%”.

La evolución de Colonial comenzó a lastrase tras la venta de la compañía al empresario Luis Portillo y su fusión con Inmocaral. Esta operación se financió con crédito, al igual que la compra del 15% de FCC a la familia Entrecanales. Finalmente, la operación que acabó de hundir a la compañía fue la compra de Riofisa, “una compañía que los expertos valoraban en cuatrocientos millones de euros, que salió a bolsa por novecientos y que Portillo compró por dos mil millones”.

Juan José Brugera volvió a Colonial en 2008, cuando la compañía se encontraba en una situación crítica y se optó por declarar el concurso voluntario de acreedores. Tres de los bancos extranjeros, en una rápida decisión, decidieron capitalizar la deuda. El cuarto, Goldman Sachs, optó por retirarse, lo que le ocasionó unas pérdidas del 60%. Desde entonces, la compañía buscó con determinación una ampliación de capital que no llegaba, dadas las condiciones del mercado. Finalmente, la ampliación se produjo en 2013. Previamente, adelantándose al mercado, Colonial creó el primer ‘banco malo’ español, Asentia, para aislar sus activos más problemáticos, una de las peticiones de Juan Miguel Villar Mir para entrar en el accionariado de la compañía. La segunda, el mantenimiento del rentable negocio de SFL.