Inmodiario

En muchas partes del mundo, las casas se construyen de la misma manera que hace 100 años. Sin embargo, se está viviendo un cambio muy significativo en nuevos y modernos métodos de construcción (MMC), según el informe Impacts 2020 de la consultora inmobiliaria internacional Savills.

El término MMC hace referencia una serie técnicas de construcción off-site y on-site que proporcionan alternativas a la construcción tradicional y tienen como objetivo construir más rápida y eficientemente, además de al uso de nuevas tecnologías integradas. Según el informe, el uso de los MMC varía de un país a otro por factores en su adopción como el coste y la disponibilidad de la mano de obra, la escasez de suministros o la intervención reglamentaria o gubernamental.

En muchos mercados internacionales el uso de las MMC tiene un coste más elevado que el de la construcción tradicional, lo que ha desincentivado el cambio. No obstante, a medida que el sector de la construcción se adapte a la situación post Covid-19, la adopción de estas medidas podría acelerarse.

Leyre Octavio de Toledo, directora ejecutiva de Arquitectura en Savills Aguirre Newman, explica que "en España, los organismos públicos ya exigen que todos los proyectos de edificación o infraestructuras se realicen bajo la metodología BIM. El uso de esta tecnología acelera el proceso desde el diseño. La revolución que ha supuesto es la optimización de la eficiencia del sector inmobiliario en su globalidad mediante la información, la coordinación y la predicción, y no solo en la construcción. Uno de los resultados inmediatos de los proyectos basados en BIM es un aumento en la calidad del producto, sostenibilidad y mejora del servicio que posteriormente ofrece durante toda la vida útil del inmueble, definiendo como tal todos los sistemas que lo componen, continente y contenido. Esta metodología BIM, junto a la automatización de procesos, el análisis de Big Data, las tecnologías en la nube o la interacción con Internet de las Cosas, contribuirán a dicha aceleración".

Richard Valentine-Selsey, Associate Director de Savills Research, afirma: "La velocidad de entrega y la oportunidad de recuperar el tiempo perdido será un factor a tener en cuenta. La capacidad de implementar el distanciamiento social, manteniendo al mismo tiempo una mayor productividad que en la construcción on-site, también desempeñará un papel importante en el cambio. La eficiencia de la construcción, es decir, el mínimo desperdicio de material, también podría mitigar cualquier aumento de los costes de los materiales de construcción debido a su escasez. Esto podría compensar en cierta medida la diferencia de costes para los MMC".

Con la aplicación de las técnicas tradicionales es difícil lograr altos niveles de eficiencia energética y los estudios demuestran que se produce un importante desperdicio de material. Sin embargo, la construcción 'industrial' de viviendas permite alcanzar tolerancias mucho más estrictas, mejorando la eficiencia energética y generando un desperdicio de materiales significativamente menor.

Además, Octavio de Toledo añade que "la situación actual hace que estemos ahora más concienciados que nunca sobre la salud y el bienestar de las personas en su lugar de trabajo. En la construcción, la intensividad de mano de obra dificulta la adopción de un entorno adecuado. La construcción off site sin embargo, requiere mucha menos concentración de mano de obra, lo que facilita asegurar un distanciamiento más seguro. Son técnicas que incrementan la seguridad y la calidad, producen muchos menos residuos y la mayoría de las veces solucionan significativos problemas de eficiencia en los tiempos. Una metodología que podría solucionar de forma efectiva un problema real a corto plazo, e implementarse por sus ventajas y oportunidades en el desarrollo a largo plazo".

Históricamente, Suecia y Japón han liderado el cambio en lo que se refiere a métodos de construcción modernos. En Suecia, alrededor del 45 % de todas las viviendas de nueva construcción utilizan el método off-site y para las casas unifamiliares, ronda el 80 %. Por su parte, Japón produce el mayor número de casas usando MMC, lo que equivale a 150.000-180.000 viviendas al año.

Hay varios países en los que los impulsores del cambio están trabajando para apoyar el uso de las MMC.

En Europa, los expertos de Savills esperan que Reino Unido experimente el mayor crecimiento. La fuerza laboral de la construcción del país está envejeciendo, la entrega anual de viviendas debe aumentar en un 24 % para satisfacer las necesidades y los cambios normativos en torno a la eficiencia energética están presentes en el horizonte. Además, existe un apoyo gubernamental para las MMC a través de Homes England, así como la campaña recientemente lanzada Homes for Heroes para construir 100.000 viviendas modulares en los próximos cinco años para los trabajadores esenciales. Esto conducirá a un aumento de la implementación durante la próxima década y el análisis de Savills estima que la proporción de viviendas construidas utilizando MMC aumente del 10 % actual a cerca del 20 % en 2030.

También el estudio apunta a que se producirá un fuerte crecimiento de los MMC en EE UU, especialmente en la Costa Oeste. California necesita construir 3,5 millones de viviendas para 2025, pero el sector sufre de escasez de mano de obra, con más de 400.000 puestos de trabajo vacantes en la construcción. Es probable que el uso general de MMC aumente hasta cerca del 10 % para 2030.

Oriente Medio, especialmente en Arabia Saudí y Dubái, también están preparados para una gran innovación. Arabia Saudí necesita construir 1,5 millones de hogares en los próximos cinco a siete años y ha firmado un acuerdo con la start-up estadounidense Katerra, especializada en MMC, para entregar 4.000 hogares. Por su parte, Dubái ha introducido regulaciones que requerirán que el 25 % de los componentes de todos los nuevos edificios sean impresos en 3D en 2025. Se trata de un proyecto ambicioso, ya que una parte muy limitada de su construcción se entrega en estos términos.

"A corto plazo, la confluencia de la escasez de mano de obra y la necesidad de aumentar la oferta de viviendas serán los principales impulsores de una mayor adopción de los MMC en ciertos mercados. A medio y largo plazo, la necesidad de hacer frente al impacto ambiental de la construcción obligará a la adopción de los MMC a nivel mundial", concluye Richard.

Savills ha analizado las principales tendencias establecidas para determinar la futura actividad de inversión inmobiliaria mundial, plasmadas en una serie de artículos y entrevistas incluidas en su programa de investigación Impacts, en el que la consultora inmobiliaria internacional estudia los diversos puntos de inflexión sociales, medioambientales, demográficos y tecnológicos a los que se enfrenta el sector inmobiliario a nivel global.