Inmodiario

Barcelona ha entregado la primera promoción de viviendas para jóvenes en una década. Se trata del proyecto de 46 viviendas llevado a cabo en el barrio de Sant Andreu de Palomar, en el marco de las naves del recinto industrial de la Fabra i Coats, en el que se ha manteniendo la estructura original de principios del siglo XX y utilizando sistemas de construcción sostenibles.

También se han entregado cinco viviendas al Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB), que las gestionará como residencias de artistas que trabajan en las fábricas de creación y hacen estancias en la ciudad a través de intercambios. El precio de la obra ha sido de 6,3 millones de euros más IVA.

En total, son 44 viviendas de dos dormitorios y 2 viviendas adaptadas de un dormitorio. Todas tienen una superficie media de 64 metros cuadrados. El nuevo edificio dispone de grandes espacios comunes que los jóvenes podrán utilizar y compartir según sus necesidades.

El uso de los espacios se decidirá mediante un proceso participativo a través del Instituto Municipal de la Vivienda y Rehabilitación (IMHAB, por sus siglas en catalán), que empezará a principios del 2020.

Sistemas de construcción sostenibles

En cuanto a la construcción, se han seguido criterios sostenibles. Se trata del primer edificio de vivienda de alquiler público que se edifica en el interior de una nave industrial, y se ha aprovechado y conservado la estructura exterior de la fábrica.

Se ha realizado a través de un sistema denominado construcción dentro de construcción, que separa la estructura interior de las fachadas exteriores y que aprovecha al cien por cien la capacidad de la estructura original.

Esta estructura interior es prácticamente toda de madera, un material con un impacto ambiental muy bajo. Todos los materiales que se han utilizado son reciclados, reciclables y de bajo coste energético.

Además, todos los pisos tienen un certificado energético A gracias a un sistema de aerotermia de alta eficiencia, protección solar y ventilación cruzada.

La Colla Castellera Jove de Barcelona también tendrá un espacio para entrenar. Se trata de una parte de la nave con un gran vacío central de aproximadamente 10 metros por 10 metros con un techo de 9 metros de altura.