Inmodiario

Neinor, en su primera presentación de resultados tras su salida a bolsa, ha presentado unos ingresos por venta de viviendas muy reducidos -apenas 9 millones por la entrega de una promoción con 40 pisos-, con lo que presentaba unas pérdidas de 8,2 millones.

Dato que ha sido obviado por los inversores institucionales que, aprovechando las primeras ventas tras la salida a bolsa, han decidido entrar en Neinor. Así, el fondo judío Adar Capital Partners, que acaba de hacer pública la compra de 4,1 millones de acciones de la inmobiliaria presidida por Ricardo Fluxá, valorados en más de 70 millones de euros. También KSAC Europe Holding aumentaba su posición hasta el 4,2%.

Movimientos que vienen a respaldar las previsiones de ingresos a medio plazo de Neinor, con esos cerca de 500 millones de futuros ingresos por la venta sobre plano de 1.500 viviendas hasta 2019. Mientras tanto, en los próximos meses, Neinor seguirá sustentando su facturación con la gestión de los activos de Kutxabank, en virtud de contrato de compraventa que, en mayo de 2015, la caja vasca firmaba con el fondo tejano Lone Star.

Un aspecto que se ponía de manifiesto en la primera rendición de cuentas que Neinor hacía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El 90% de los casi 73 millones ingresados entre enero y marzo procedían de esos negocios auxiliares ligados a la gestión de los antiguos activos de Kutxabank. Y solo 8,6 millones de la entrega de pisos, los 40 recién acabados en el municipio madrileños de Móstoles.

Por el contrato en exclusiva con Kutxabank para la gestión de sus activos -vigente hasta 2022-, Neinor percibía 6,5 millones en el primer trimestre, mientras que sumaba 57 millones por la venta de inmuebles. En ese cómputo destacaba la venta la fondo HIG, por 32 millones de euros, de 430 apartamentos turísticos ubicados en el complejo Valle Romano Golf en Estepona, en Málaga. Tras la reducción de la cartera con estas operaciones, el valor contable de estos activos alcanzaba los 163 millones de euros hasta marzo.

Para que Neinor empiece a hacer más caja por la venta de viviendas habrá que esperar a los próximos dos años. Entre 2018 y 2019, la inmobiliaria hará efectivos los 485 millones de euros captados en ventas sobre plano, una vez que los clientes los abonen al entregar más de 1.500 viviendas señalizadas por un importe de casi 40 millones. Por eso, durante 2017, los ingresos por venta de viviendas seguirán siendo muy limitados, A los apenas 9 facturados al finalizar el primer trimestre, se añadirán otros 50 procedentes de las promociones que se irán entregando hasta final de año.

De las 60 promociones (casi 4.000 viviendas) que Neinor tiene en producción, la mitad están ya en obra. Actuaciones que la empresa no da inicio hasta contar con un base sólida del 30% de las viviendas prevendidas. Cumpliendo con esta premisa, entre enero y marzo entraban en carga de trabajo 267 pisos.

  • Tags