Inmodiario

Valencia, una ciudad que no tenía edificios residenciales 100% sostenibles, se prepara para construir su primer edificio de viviendas con Certificación VERDE y Calificación Energética "A".

La construcción del edificio Marqués de Cruïlles, en la calle Cuenca 105, en pleno corazón del barrio de Patraix, comenzó esta semana, y durará 18 meses.

Cuando esté concluido, será el primer residencial en Valencia con el certificado energético A, que entrega el Green Building Council España (GBCE), donde fue inscrito el pasado 31 de enero del 2017.

En toda España, en la actualidad, hay sólo 66 edificios con la citada certificación VERDE. De entre ellos, únicamente nueve son bloques de viviendas y hasta ahora, no había ninguno en Valencia. Estos inmuebles, se enfocan hacia la sostenibilidad desde el proceso de diseño y construcción, tienen una alta eficiencia energética y un coste de mantenimiento mucho más bajo que la media.

En concreto, el Marqués de Cruïlles, llamado en nombre del legendario virrey valenciano de la Nueva España, tendrá un consumo de energía primaria inferior en un 71,58% a la media de las casas de la ciudad, según informaron fuentes de JECAMA, su empresa promotora.

"La eficiencia energética no es una moda de nuestros tiempos. Para los compradores, los edificios con certificación energética "A" pueden llegar a ahorrar más de 2000 euros al año en costes de consumo energético", explicó Jesús Boix, consejero delegado de JECAMA.

El edificio tendrá 16 viviendas: 12 pisos, dos dúplex de tres y cuatro habitaciones y dos áticos, y precios ubicados a partir de los 193.000 euros.

Marqués de Cruïlles ha sido concebido como un proyecto inmobiliario de filosofía ambiental. Una filosofía de piso del futuro, donde el respeto al planeta, el diseño y la tecnología de la comunicación están al nivel de los edificios eficientes que se construyen en mercados inmobiliarios ambientales líderes, como Suecia o California.

En concreto, el inmueble ha sido creado para reducir en un 96,47% la demanda de calefacción y en un 15,6% la de refrigeración, de acuerdo con los estándares que exige el Código Técnico de la Edificación.

Para ser completamente verde, el edificio contará con sistema de climatización y producción de ACS (agua caliente sanitaria) mediante aerotermia, que reducen en un 37,49% las emisiones de CO2, equipos de alta eficiencia, suelos radiantes, acristalamientos con control solar, fachadas ventiladas acabadas con piedra natural, sistemas de ventilación mecánica con recuperación de energía y sistemas de ahorro de agua en griferías e inodoros, entre otras características.

Para su construcción, el arquitecto del edificio, Curro Mestre, reconocido por haber creado el edificio Tetuán, el hotel Barceló de Valencia o el Paraninfo de la Universitat Jaume I de Castellón, en colaboración con Taller de Gestión Técnica (TGT) empresa encargada de la gestión integral del proyecto, con más de 1200 viviendas entregadas, han optado por emplear materiales de menor impacto ambiental, como la tabiquería compuesta por placas de fibras de celulosa obtenidas a partir del reciclaje o aislamientos acústicos.

Jecama, la empresa promotora de este proyecto ambiental, desarrolla desde 1989 proyectos inmobiliarios apoyados basados en una filosofía de ética y responsabilidad. Junto a Jecama y a TGT, se encuentran en esta aventura la comercializadora Dasha Living Space, que ofrecerá a los compradores un sistema digital para que puedan tener información personalizada sobre el estado de construcción de su vivienda, e incluso sobre aspectos ambientales.