Inmodiario

Inmoglaciar, la promotora inmobiliaria de Luis Ignacio Moreno Díez, ya anuncia en su página web el proyecto para llevar a cabo unas 1.200 viviendas en los terrenos del antiguo Parque de Ingenieros, en el madrileño barrio de Villaverde.

Lo hará tras haber alcanzado un acuerdo con el fondo alemán Aquila Capital para que respaldara la inversión de 45 millones de euros para comprar las parcelas a Sepes, la Sociedad Pública Empresarial de Suelo dependiente del Ministerio de Fomento. Lo pagado por el suelo representa aproximadamente el 25% de la inversión total contemplada, que se irá por encima de los 200 millones de euros.

Desde que en 2007 cambiara el signo de sus promociones, Inmoglaciar lleva cerradas varios acuerdos similares, tanto con entidades financieras como, ahora, con el fondo germano, para que, con el apoyo financiero, puedan llevar a cabo actuaciones residenciales.

El inversor pone el dinero y la promotora su conocimiento en las labores de construcción. Así lo hizo hace un año cuando, gracias al apoyo de Ibercaja, se embarcó en la construcción de 90 pisos de precio libre, en régimen de cooperativa, en el PAU de Carabanchel.

También fue la entidad financiera aragonesa la que apoyó a Inmoglaciar hace dos años para comprar el suelo que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid vendió para desprenderse de los terrenos que durante décadas habían acogido las cocheras de autobuses situadas junto a la madrileña glorieta de Cuatro Caminos.

Para Aquila Capital esta es su tercera inversión en Madrid en los últimos meses. El fondo de inversión alemán fundado en 2001, y con más de 8,4 billones de euros bajo gestión, es propietario del inmueble que alberga el hotel Weare Chamartín y de un edificio de viviendas de la calle Huertas que transformará en un hotel.

Las nueve parcelas vendidas por Sepes ocupan un total de 52.500 metros cuadrados de suelo y cuentan con una superficie edificable de 120.425 metros cuadrados para edificar más de 800 viviendas protegidas en venta y más de 400, también VPO, en régimen de alquiler.

Si no hay mayores complicaciones a la hora de obtener las licencias municipales, el objetivo de los dos socios es que las obras de construcción de las primeras viviendas se inicien a principios de 2016, de manera que a lo largo del primer semestre de 2018 pudieran entregarse las primeras unidades.