Inmodiario

La red Alfa Inmobiliaria, especializada en el asesoramiento en la compraventa y alquiler de propiedades, ha informado de un importante repunte en el número de clientes que llegan a sus oficinas interesados por adquirir un local comercial como inversión.

Esta cifra ha crecido desde un 8% alcanzado en 2017, último año en que la compañía realizó este estudio, hasta el 13% actual, ha afirmado su vicepresidente, Jesús Duque.

Las razones que argumenta para tal incremento son tres. En primer lugar, en las grandes capitales españolas es cada vez más complicado encontrar viviendas a unos precios en los que realizar una inversión rentable a medio plazo. Sin embargo, los locales comerciales y las oficinas de gama media, añade Duque, ofrecen en la actualidad una rentabilidad muy interesante para el inversor particular. El segundo motivo es que se trata de contratos de alquiler más largos y más flexibles. Por ultimo, mi impresión es que los locales a pie de calle se están beneficiando de la vuelta del consumo al barrio en detrimento del consumo en centro comercial".

De media, la rentabilidad de este tipo de propiedades supera el 8% mientras que la vivienda rara vez supera el 6%. "En cualquier caso, hay que recordar que el precio medio de los locales también es superior al de la vivienda" concluye el directivo de Alfa Inmobiliaria.

Los locales más demandados:

El perfil del local más buscado por el pequeño inversor es aquel que ronda los 100 m2 y se ubica en calles céntricas o secundarias pero transitadas. En cuanto a la ubicación, las zonas en las que la compañía ha tenido más actividad son Madrid, seguida de Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga, Sevilla y Zaragoza.

En cualquier caso, la recomendación de este experto, y aunque suene interesada, es que aquel inversor particular que se plantee esta opción busque con anterioridad la ayuda de un experto inmobiliario. "Todos tenemos una idea muy aproximada a la realidad de lo que necesita una vivienda para rentabilizarla a través del alquiler. Sin embargo, un local comercial es distinto. No solo hay que conocer cual es su ubicación y morfología, debemos tener conocimientos muy específicos para saber para que tipo de actividad es cada local, si es adecuada para un negocio de hostelería, si el tránsito peatonal de la calle y el perfil de peatón es suficiente, etc. Tan solo el estar en una acera o en la otra ya puede condicionar enormemente la rentabilidad de un local".