Inmodiario

Los locales comerciales de la Sagrada Familia tienen puesto el cartel de ‘completo’. La demanda de locales en la zona continúa y a pie de calle el espacio está limitado para las nuevas marcas que buscan instalarse en esta parte de la ciudad.

De hecho, según informan desde el grupo Cat Real Estate, que se consolida como una de las consultoras más activas en el sector del retail, especialmente en locales comerciales en zona prime de ciudades como Madrid o Barcelona, la Sagrada Familia está ganando metros comerciales y cada vez son más las marcas, tanto de lujo como low cost, que exigen instalarse en esta zona debido a la gran afluencia de turistas.

El nivel de los precios de los alquileres en esta parte se iguala, y en ocasiones, es superior a los locales sitos en Rambla Catalunya, pudiendo llegar a los 70 € /m2 /mes en el caso de locales con buena fachada. “Teniendo en cuenta que la restauración ocupa más del 50% de los locales comerciales, y que le siguen las tiendas de souvenirs (24%) y las joyerías (9%), es lógico que la firma barcelonesa de cafeterías quiera estar presente en esta zona de la ciudad de Barcelona, por su dinamismo y especialmente por el turismo que es el responsable y el que garantiza las ventas”, añade Nacho Castella, Director de Cat Real Estate.

En su afán por continuar su expansión en el mercado español, la firma Buenas Migas ha apostado por la consultora inmobiliaria para abrir su nueva tienda situada en Sagrada Familia, 17 de la Ciudad Condal. El Grupo Cat Real Estate, que ha liderado en los últimos cuatro años el mercado de inversión inmobiliaria en Barcelona y Madrid y que cerró 2013 con un patrimonio gestionado de 288 millones €, continua interviniendo en las operaciones más relevantes.

La Sagrada Familia, situada en el centro de Barcelona, se ha transformado en uno de los signos de identidad más universales de la ciudad, siendo 3.176.970 el número de turistas que la visitaron el año pasado. Según el patronato de la Sagrada Familia, durante 2013 el 60% del público que visitó el templo diseñado por Gaudí era europeo. Entre alemanes, ingleses, italianos y franceses sumaron el 32% del total de las visitas. En cuanto a los turistas españoles, un 3,3% fueron visitantes catalanes y un 10% procedían de otras comunidades de España.