Inmodiario

Guipúcoa. Eroski ha confiado en BREEAM ES para certificar el primer supermercado sostenible de España. El establecimiento, que se inaugurará en próximas fechas, está ubicado en Oñate (Guipúzcoa) y ha sido certificado por la firma LKS en la tipología BREEAM ES Comercial en su fase de diseño. La tienda de Eroski Center es también el primer supermercado en conseguir la certificación ISO 50001 en Europa.

Según Gotzone Artabe, directora de Gestión Medioambiental de Eroski, “es una gran satisfacción para nosotros el haber conseguido la materialización de este proyecto que nos otorga el ser pioneros, tanto a nivel nacional como europeo, en impulsar una tienda totalmente sostenible desde su construcción. Es una muestra más del compromiso de Eroski con el medio ambiente y de su preocupación por minimizar al máximo el impacto que su actividad tiene en el entorno en el que opera”.

El Asesor BREEAM ES encargado del registro es Andrew Ferdinando y el arquitecto Joxe Oleaga Mendiartx, ambos de LKS Ingeniería S.Coop.

TIENDA CERO EMISIONES

La tienda, denominada Cero Emisiones, ha sido diseñada para reducir y, en gran medida, compensar el resto de sus emisiones de CO2. Así, las medidas llevadas a cabo en su construcción permitirán reducir un 65% el consumo energético respecto a una tienda convencional y ahorrar el equivalente a la cantidad de CO2 que absorben al año 757.000 árboles. Además, el supermercado se abastecerá mediante energías ecoeficientes y ecológicamente sostenibles. El resto de las emisiones se compensarán mediante la compra de energía verde.

Este nuevo modelo de tienda sostenible se ha desarrollado desde el momento en que se ideó el proyecto. Las mejoras de construcción, eficiencia y uso energético se concretan, en primer lugar, en medidas de construcción sostenible como el empleo de materiales ecológicos y reciclados, aislamiento en cubierta y cierres para evitar pérdidas térmicas, sistemas de ahorro de agua, claraboyas en cubierta y fachada que captan la luz y optimizan su difusión, y parking para bicicletas y vehículos eléctrico con punto de recarga.

También se ha procurado fomentar un uso inteligente de la energía con medidas en los sistemas de frío; la climatización (aprovechamiento del calor residual de las centrales de frío para el calentamiento del agua y los pasillos del supermercado); la iluminación, con la instalación de tecnología LED de última generación, tanto en el interior como en el exterior y un sistema automático de control lumínico; y un sistema de monitorización de la eficiencia de las medidas puestas en marcha en la tienda.

Además, con el fin de alcanzar el objetivo “residuo cero”, se reduce el volumen de residuos que genera la tienda y se impulsa su reciclaje y valorización. A través de la Asociación Española de Banco de Alimentos (FESBAL), se donarán a comedores sociales productos descartados de la venta, pero aptos para el consumo. Por otra parte, se participará en proyectos de compostaje para reutilizar hasta el 100% de los residuos orgánicos, y también los no orgánicos, ya que los clientes pueden reciclar en la tienda pilas, móviles, bombillas o fluorescentes. Todos los carros de la compra para los clientes proceden de material 100% reciclado.

Finalmente, se contempla la futura incorporación de una instalación de energía renovable que permita abastecer parte de la demanda energética del supermercado.

La certificación

Creado en Inglaterra hace más de 20 años, BREEAM es el método de evaluación y certificación líder mundial en construcción sostenible y desde su llegada a nuestro país hace apenas dos años muchas de las principales empresas de nuestro país (Repsol, MRW, Neinver, Orona, Agbar, Axa, etc) han confiado en el sello para medir y evaluar la sostenibilidad de sus edificios.

BREEAM España cuenta ya con cuatro tipologías de certificación plenamente implantadas y adaptadas a la realidad de nuestro país: Urbanismo, destinada a mejorar la sostenibilidad de los proyectos urbanísticos; Vivienda, aplicable a edificios de viviendas unifamiliares y viviendas en bloque; Comercial, dirigida a oficinas, centros comerciales, establecimientos e industria ligera; y En Uso, que constituye una oportunidad importante de afrontar el impacto ambiental de los edificios existentes, así como la mejora de su gestión.

Un edificio certificado por BREEAM reduce su impacto medioambiental  y promueve la eficiencia energética con ahorros de consumo de entre un 30 y un 70%, con la consiguiente disminución de emisiones de CO2. BREEAM ES permite además la reducción del gasto de agua, hasta un 40% menos, y llega a disminuir los gastos de explotación hasta un 30%.

Entre los aspectos más relevantes de una edificación BREEAM ES se encuentra la mejora de la satisfacción y bienestar de los usuarios de los edificios, incrementado su funcionalidad, flexibilidad y vida útil y aumentando el valor de los inmuebles en un 7,5%.