Inmodiario

Madrid. La Comisión de Protección del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid ha dado luz verde a que el edificio de la Puerta del Sol, 1, conocido como ‘Tío Pepe' por el emblemático anuncio que durante décadas ha coronado la finca, se dedique a usos comerciales, reservándose algunos espacios para oficinas vinculadas a la actividad comercial.  Se da, así, un paso más en el proceso de revitalización del centro, mediante la recuperación de un edificio de siete plantas sobre rasante y 6.066 metros cuadrados de superficie situado en el corazón de Madrid y representativo de la arquitectura madrileña del siglo XIX. Su rehabilitación contribuirá a incrementar los atractivos comerciales y turísticos de Madrid, dinamizará la economía de la ciudad y generará empleo.

El inmueble está incluido en el Catálogo de Edificios Protegidos con el Nivel 1, Grado Singular. El Plan Especial, tramitado por  el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda  y promovido por Apple Retail Store  S.L., tiene un doble objetivo. Por una parte, regular el régimen de obras a realizar en el edificio y, por otra, modificar el régimen de usos. Anteriormente, estaban autorizados usos comerciales en planta baja y hoteleros en las restantes, albergando  hasta hace cuatro años el antiguo Hotel París, para quedar posteriormente sin utilización alguna.

Para tramitar este Plan Especial es preceptivo el informe favorable de la Comisión de Protección de Patrimonio Histórico. Este órgano está presidido por la Comunidad de Madrid, y forman parte de él representantes de la Administración regional, a través de las direcciones generales de Urbanismo, Vivienda y Arquitectura, y Patrimonio Histórico, así como del Ayuntamiento de Madrid, mediante las Áreas de Gobierno de Urbanismo y Vivienda, y de Las Artes.

Con el visto bueno de esta Comisión, y una vez confirmada la viabilidad técnica y urbanística de la propuesta, se elevará a la Junta de Gobierno para su aprobación inicial, abriéndose un periodo de información pública. Posteriormente, pasará a aprobación definitiva por el Pleno del Ayuntamiento.

Mediante el Plan Especial actualmente en tramitación se adaptará el edificio a los nuevos usos con actuaciones en fachada, cubierta, escaleras, ascensores, patio interior, estructura, sótanos y bóvedas, que pondrán en valor el inmueble.

Se conservará la actual fachada, que recuperará su aspecto original, y se sustituirán las carpinterías de las plantas baja y primera, recobrando todas las cubiertas a dos aguas. Además, para adecuar el inmueble a la legislación vigente en materia de accesibilidad, seguridad y evacuación, se creará un solo núcleo de comunicación y  un nuevo núcleo de ascensores en sustitución de los existentes.

Se plantea también llevar a cabo el cubrimiento del patio a nivel de la planta primera y abrir un hueco central para llevar la luz natural a la planta baja. Se reordenarán los espacios de ambas plantas para racionalizar  su utilización. Finalmente, se consolidarán y repararán las bóvedas dañadas del inmueble, y se reconstruirá parcialmente  el forjado de la planta baja.