Inmodiario

La congestión de las zonas urbanas representa un coste anual de 100.000 millones de euros para los países de la Unión Europea (UE) y tiene un efecto adverso sobre los costes logísticos. Según se desprende del estudio "Last Link: Quantifying the cost" de Cushman & Wakefield, la reducción de diez minutos en los tiempos de entrega al consumidor de paquetería de e-commerce ahorraría un millón de euros anuales a cada centro de distribución. Esto se logra con centros de distribución logística situados dentro de las ciudades más congestionadas.

El coste más relevante de la cadena logística del e-commerce corresponde al transporte de última milla ("last link" o último eslabón, como se denomina en el informe). Éste representa el 50,3% del gasto total de este capítulo, por encima de partidas como el mantenimiento de inventarios (21,8%); los recursos humanos (9,5%); el servicio al cliente (7,8%), o las rentas de los alquileres (4,3%).

El coste del último eslabón de la cadena logística -que incluye los salarios de los conductores, el carburante y las furgonetas empleadas- es clave para el nuevo modelo de e-commerce, ya que representa más de la mitad del gasto en esta partida. Entre sus principales ineficiencias, el estudio de Cushman & Wakefield destaca los errores de los primeros intentos de entrega al cliente final, la falta de optimización del espacio en las furgonetas y de las rutas de entrega, así como los costes asociados a las devoluciones de mercancía.

Para calcular el coste del último eslabón logístico, Cushman & Wakefield ha desarrollado junto a P3 Logistic Parks el "Total Last Link Cost" o "TLLC Model". Este modelo analítico, que tiene en cuenta todas las variables que influyen en el gasto, demuestra que la incorporación de instalaciones de última milla a la cadena logística del e-commerce ahorra costes a las empresas, sobre todo en aquellas ciudades más congestionadas.

En el caso de Madrid, el estudio estima que las ventas on-line en España crecen a un ritmo anual del 20%, superior al registrado en otros mercados más maduros. Además, detalla que las rentas de los centros logísticos situados en zonas urbanas de la capital española son entre un 30% y un 100% superiores a las que se registran aquellos situados fuera de las ciudades. No obstante, son más bajas que las que se abonan en ciudades como París o Londres, lo que indica cierto recorrido al alza.

El informe de Cushman & Wakefield concluye que reducir el último eslabón -tiempo de entrega al consumidor- hasta un máximo de 30 minutos es crítico para las empresas de e-commerce. Esta medida, que se logra con la instalación de centros logísticos urbanos, reduce costes de transporte (desde el 50,3% actual hasta el 32%, concretamente) y aumenta la satisfacción de los clientes.