Inmodiario

Desde el año 2015 la Xunta de Galicia adjudicó cerca de 1,32 millones de metros cuadrados de suelo empresarial con precio bonificado o en derecho de superficie, unos incentivos que contribuyeron a que a las empresas beneficiadas por estas adjudicaciones movilizasen una inversión estimada en más de 400 millones de euros.

Así lo ha subrayado el director general del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), Heriberto García Porto, quien se apoyó en estos datos para poner de manifiesto los resultados que está dando la política de incentivos a la compra de suelo empresarial en los parques propiedad de este organismo y de la empresa pública Xestur.

En este sentido, subrayó que las ayudas de la Xunta en el período 2015-2018 con el fin de promover inversiones productivas en Galicia a través de la bonificación del precio de venta del suelo empresarial superan ya los 43,1 millones.

A esa cuantía hay que sumar la correspondiente a las adjudicaciones en derecho de superficie, una modalidad en la que las empresas solo abonan un canon anual reducido por el uso del suelo. El precio de venta de las parcelas asignadas en derecho de superficie supera los 13,6 millones de euros, mientras que las entidades adjudicatarias solo pagarán en total poco más de 204.000 euros anuales los dos primeros años de la concesión.

Según indicó García Porto durante su intervención, en el suelo adjudicado en compraventa la bonificación media del precio fue del 42%, lo que supuso pasar de un promedio de 88 euros por metro cuadrado a 51 euros por metro cuadrado, con una reducción media de 37 euros por metro cuadrado de suelo adjudicado.

Desde 2015 el Instituto Galego da Vivenda e Solo y la empresa pública Xestur adjudicaron en total cerca de 1,32 millones de metros cuadrados de suelo empresarial, de los que casi 149.000 metros cuadrados fueron asignados en derecho de superficie y el resto, en régimen de compraventa con bonificaciones del 30 o del 50% del precio, según el emplazamiento del parque empresarial.

En este sentido, hace falta recordar que en las parcelas localizadas en las provincias de Lugo y Ourense, en los ayuntamientos de Ferrolterra, en la Costa da Morte y en los parques fronterizos con Portugal la reducción es del 50%, mientras que en el resto de Galicia el porcentaje del precio bonificado es del 30%.

Los parques en los que se adjudicó más suelo fueron los ubicados en los ayuntamientos de Carballo, Lugo, Santiago de Compostela y Mos. Así, en el caso del de Bértoa (Carballo) se adjudicaron más de 284.000 metros cuadrados, en As Gándaras (Lugo) cerca de 227.000, en A Sionlla (Santiago de Compostela) más de 121.000 y en A Veigadaña (Mos) más de 104.000 metros cuadrados.

En su conjunto, el suelo asignado en estos cuatro parques suponen un total de más de 736.000 metros cuadrados, es decir, cerca del 56% de todo el suelo empresarial adjudicado con bonificación o en derecho de superficie desde el año 2015.

El resto de las parcelas fueron adjudicadas en un total de 39 parques empresariales, de los que 13 corresponden a la provincia de A Coruña, otros 13 a la de Lugo, 7 a la de Ourense y 6 a la de Pontevedra.

Hace falta recordar que desde 2015 las condiciones impuestas a los adquirientes de suelo empresarial obligan a construir sus instalaciones y obtener licencia de actividad en un plazo máximo de tres años desde la formalización de la adquisición, manteniendo la Xunta una vigilancia constante sobre el cumplimiento de este requisito y toda vez que en 2018 se cumplen los tres años de las primeras adjudicaciones.

En este sentido, el director xeral del IGVS indicó que todas las empresas que adquirieron suelo en los parques propiedad de la Xunta están cumpliendo los compromisos establecidos, explicando en casos puntuales los retrasos que puedan ir acumulando por causas justificadas, como la concesión de la licencia municipal.

De esta manera, cerca del 90% de las parcelas vendidas desde el año 2015 tienen los proyectos redactados o en redacción y cerca del 50% están ya en funcionamiento o tienen en marcha las obras de edificación.