Inmodiario

Las compañías se están viendo obligadas a repensar sus estrategias de acercamiento al mercado y, como resultado, reevaluar las opciones tradicionales acerca tanto de la ubicación física de sus centros logísticos y almacenes, como del diseño y la operativa global de sus cadenas de distribución a escala global. Se ha perfilado un panorama totalmente nuevo en el que, en este aspecto, las cadenas de suministro han de evolucionar a la vez -o antes- de lo que lo hacen la demanda del mercado global y sus competidores.

Esta es una de las principales conclusiones del informe The New Landscape of Supply Chain Real Estate, comisionado por DHL, la compañía líder mundial en logística, y elaborado por Lisa Harrington, presidenta del grupo lharrington LLC, en colaboración con expertos de la propia DHL. Harrington a su vez, es investigadora en la Escuela de Negocios Robert H. Smith, de la Universidad de Maryland. El análisis puede descargarse íntegro, aquí

El estudio señala que, si bien es cierto que la economía global, cada vez más saludable, favorece el mercado inmobiliario ligado a la cadena de suministro, no es el único factor a tener en cuenta. En la transformación obligada de la red física de centros de distribución de las compañías intervienen directamente otras cuatro fuerzas clave: la revolución del comercio electrónico; la optimización de los recursos físicos en un mercado cada vez más globalizado; los movimientos ligados a fusiones y adquisiciones de compañías en el mercado y, por supuesto, la innovación tecnológica.

En este entorno cambiante, gestionar la red de ubicaciones físicas de las compañías es una labor que, necesariamente, gana en complejidad. Esta es la causa principal por la que, según se deduce de las respuestas proporcionadas por los profesionales encuestados para realizar el estudio, las empresas cada vez solicitan -y confían- más en la ayuda de agentes inmobiliarios expertos, consultores especializados en el diseño de las redes de distribución y proveedores globales 3PL.

Para Harrington, "la gestión inmobiliaria ligada a la gran logísitica está cambiando. Los tiempos de trabajar con una cartera fija de clientes y modificarla cada cinco o siete años han quedado muy atrás. Hoy, la realidad es que la forma en que las compañías gestionan sus redes inmobiliarias logísticas se ha transformado, pasando de ser una prioridad táctica a convertirse en clave estratégica. Las empresas cuyas cadenas de suministro operan con mayor agilidad y menor coste no únicamente ahorran dinero, sino que impulsan el crecimiento"

Como explica Kent Waggoner, vicepresidente de Desarrollo de Negocio Inmobiliario de DHL, "manejar con éxito una red de distribución que genere crecimiento estratégico y cumpla con los objetivos financieros requiere de sólidas capacidades de gestión inmobiliaria que abarcan, entre otras áreas, la selección de las ubicaciones de los centros logísticos, la tramitación de alquileres, o efectuar el control y la operativa propia de las mismas".

Como se deduce de la opinión de las empresas entrevistadas para esta investigación, la alianza con un proveedor 3PL global que aúne capacidades en la gestión de las operaciones logísticas y experiencia en la toma de las decisiones inmobiliarias apropiadas para garantizar la mejor cadena de distribución, es la mejor alternativa.