Inmodiario

  • Nota de Prensa
La teja cerámica es la solución más sostenible para la rehabilitación energética de la cubierta

Entre las actuaciones previstas en el Plan de Recuperación del Gobierno, para reducir el impacto ambiental del edificio, está la rehabilitación de la cubierta, responsable del 30% del gasto energético.

Por su bajo impacto ambiental, se recomienda el uso de esta solución en aquellas rehabilitaciones que quieran mejorar la eficiencia energética del edificio.

Se puede instalar en todo tipo de cubiertas, incluso con inclinaciones inferiores a los 15 grados.

La aprobación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia Económica -dotado de 72.000 millones de euros, provenientes de los fondos europeos- pretende dar un impulso a la rehabilitación en España y alcanzar el objetivo de 7 millones de inmuebles rehabilitados para el año 2050. Para ello, se ha establecido que cerca de un 70% de los fondos estarán dirigidos a financiar aquellas actuaciones de mejora del parque edificado, con una partida de 6.820 millones de euros en ayudas a la eficiencia energética.

El paquete económico se destinará tanto a rehabilitaciones en comunidades de vecinos, como entre particulares, que podrán mejorar el estado de su vivienda, apostando por aquellas medidas que reduzcan el gasto energético, como la renovación de las cubiertas. Este elemento es el responsable de más del 30% de la pérdida de energía del edificio, con lo que su rehabilitación garantiza una potencial reducción del consumo y de la huella ambiental del inmueble.

Para Noé Román, portavoz de la campaña "El tejado de tejas" -una acción puesta en marcha por la sección de Tejas de Hispalyt, que agrupa a los principales fabricantes del sector-, señala que "por su elevado valor medioambiental y durabilidad, la teja cerámica es uno de los materiales más adecuados para este tipo de renovaciones, pudiendo emplearse, incluso, en edificios que quieran cumplir con estándares tan ambiciosos como el Passivhaus". De hecho, el uso de teja cerámica está recomendado por delante de otras soluciones, ya que posibilita la realización de la obra de manera rápida, segura y más económica.

Para abordar todas estas cuestiones en mayor profundidad, el próximo 10 de junio, Juan del Amo, de BMI Roofing Systems y Fernando Olmos de Tejas Borja -ambas empresas suscriptoras de la campaña "El tejado de tejas"- intervendrán en el Webinar "Rehabilitación energética de edificios: cubierta microventilada eficiente para un mayor confort" organizado por Hispalyt.

Esta Jornada contará también con la colaboración de ANERR (Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma). Su coordinador, Pedro Parra, hablará de los beneficios de la rehabilitación con criterios de eficiencia energética, en el marco de las ayudas de los fondos europeos y el programa PREE. Por su parte, los miembros de la campaña centrarán su intervención en explicar los sistemas de cubiertas microventiladas de teja cerámica y los beneficios que ofrecen a nivel de eficiencia energética, seguridad y confort.

La instalación de este tipo de solución permite la circulación del aire, amortiguando los cambios de temperatura, protegiendo el aislamiento térmico y acústico, y evitando que la humedad se quede estancada entre las tejas. De esta manera, se evita la aparición de molestas patologías como el moho o la humedad, y se reduce el gasto de energía en climatización, incidiendo de manera directa en el ahorro y el bienestar.

Además, la teja cerámica es muy resistente al daño mecánico (golpes, arañazos) y a las inclemencias del tiempo, permaneciendo en buen estado a lo largo de los años y ofreciendo una protección extraordinaria a la vivienda. "Una teja cerámica puede permanecer prácticamente inalterable más de 100 años y su mantenimiento es muy sencillo. Las cubiertas fabricadas con chapa metálica duran menos de la mitad de este tiempo y son más difíciles de mantener. Además, la cerámica es el único material de construcción que se embellece con el paso del tiempo, dando lugar a cubiertas únicas", afirma Noé Román.

En caso de deterioro del material, la teja cerámica permite la sustitución de las piezas dañadas de manera individual pudiendo repararse solo aquellas partes de la cubierta que presentan daños y no la cubierta al completo. Otros materiales obligan al instalador a retirar una superficie mayor -toda la placa metálica en caso de ser de chapa- para reemplazarla por otra en buen estado, lo que supone una mayor inversión en tiempo y dinero.

La teja cerámica ofrece una buena protección frente al ruido, lo que mejorará el confort y la salud del usuario en el interior de la vivienda; no desprende sustancias nocivas, y tiene un buen comportamiento ante el fuego, retrasando su propagación hasta su extinción en caso de incendio. Todas estas cualidades hacen de este material la mejor elección a la hora de reparar la cubierta, contribuyendo a la sostenibilidad del edificio y reduciendo su huella ambiental