Inmodiario

Las principales patronales de España del sector de baldosas cerámicas, materiales de construcción y suministros análogos han unido sus fuerzas para reclamar al unísono al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a la ministra de Industria, Reyes Maroto, su preocupación sobre la imposibilidad de abrir los puntos de venta donde se comercializan los materiales que representan.

En la carta que ha sido enviada a Illa y Maroto, las principales organizaciones empresariales de materiales denuncian que en fase 0 y 1 de la desescalada no se prevea la apertura de locales de más de 400 metros cuadrados.

Se da la circunstancia de que los puntos de venta especializados ocupan una superficie media de unos 800 metros cuadrados, y por tanto esta medida significa que, en la práctica, ninguno de los establecimientos puede abrir sus puertas al público.

Para el conjunto de los sectores esta medida no tiene sentido ya que, por el tipo de negocio y establecimiento, estos comercios cumplen con las condiciones necesarias para garantizar el cumplimiento de las medidas higiénicas adecuadas de protección de la salud, y la seguridad de los ciudadanos y de los trabajadores.

El conjunto de sectores ve con sorpresa que la Orden Ministerial del pasado sábado, permite la apertura de concesionarios de vehículos con tamaños de exposición iguales o superiores a las tiendas de productos cerámicos, con un ratio de ocupación superior a las exposiciones de cerámica y equipamiento y con productos mucho más complicados de higienizar.

El sector en su conjunto da a entender que la limitación a estos comercios sólo puede tratarse de un error y no de un agravio comparativo, y por ello, se ha pedido a ambos ministerios que reconsideren su posición y permitan la apertura de los establecimientos de cerámica y materiales relacionados.

Entre las razones principales, los sectores justifican que los establecimientos en los que se exponen los materiales cerámicos y otros materiales de construcción son tiendas especializadas, muy locales, de gran tamaño expositivo, debido a las necesidades de presentación que requieren estos productos.

La ratio de presencia física de clientes es muy bajo en comparación con la superficie ocupada y está por debajo al 30% que exige la actual normativa.

En general, son tiendas muy especializadas cuya superficie comercial está aislada, el aforo del 30% que determina el plan director, es incluso menor en la actividad comercial diaria.

La condición de "un vendedor-un cliente" permitiría funcionar a pleno rendimiento con un espacio medio por persona superior a los 70 metros cuadrados.

Por otro lado, se pone de relieve que los productos cerámicos y de construcción son productos inertes, de fácil limpieza y sobre los que se pueden realizar tratamientos de higiene y prevención con gran seguridad y garantías.

Las organizaciones firmantes, en representación de todos sus asociados, reclaman medidas efectivas y adaptadas a la realidad empresarial y de mercado y, por tanto, consideran que es necesario la apertura de todos los puntos de venta que dan servicio a los miles de trabajadores, profesionales y clientes que giran en torno a la construcción.

De ellos depende la actividad industrial del comercio y un número no menor de pymes y autónomos de la construcción que ven limitada su actividad al no poder sus clientes acudir a las tiendas a elegir libremente sus productos.

Los once firmantes son Andimac, Anfapa, Anffecc, Ascer, Aseban, Asebec, Cepco, Cofearfe, Feban, Hispalyt y Proalso.