Inmodiario

  • Nota de Prensa

Se trata de un sistema autónomo que detecta los cambios propios de los procesos de corrosión y estima la velocidad de su progresión, empleando una técnica patentada por la UPV que incluye el uso de sensores embebidos en las estructuras y procesa los datos en tiempo real.

Corrochip mejora en eficiencia y fiabilidad las técnicas disponibles hasta la actualidad para la evaluación de la corrosión, pues permite monitorizar el estado de las estructuras en remoto y ofrece información actualizada y muy precisa, durante años.

Las prestaciones de Corrochip facilitan enormemente el análisis de la durabilidad de las estructuras y permiten actuar de manera proactiva para garantizar su seguridad estructural, así como optimizar los costes de mantenimiento.

La consultora de ingeniería y tecnología Chatu Tech se encarga del desarrollo e implantación de las soluciones Corrochip en el mercado español.

La empresa andorrana Witeklab y un equipo de investigadores de la Universitat Politècnica de València han desarrollado conjuntamente un sistema innovador para detectar y evaluar los procesos de corrosión en estructuras de hormigón armado. Este nuevo sistema es parte de Corrochip, una solución que ya está al alcance de las empresas de los sectores de la construcción y la obra civil.

La corrosión es uno de los procesos más preocupantes relacionados con el deterioro de las estructuras de hormigón armado, y también el de mayor repercusión económica. Al ser un proceso que avanza de forma interna resulta difícil de detectar y de prevenir y cuando se manifiesta de forma visible en superficie el daño suele estar ya muy avanzado, poniendo en riesgo la integridad de las estructuras. Por lo tanto, detectar a tiempo la corrosión es esencial para actuar de manera proactiva y alargar el tiempo de vida de la estructura.

Corrochip utiliza un sistema patentado, totalmente novedoso, para medir los cambios físico-químicos propios de los procesos de corrosión desde el interior de la estructura. Esto se logra embebiendo sensores en la matriz del hormigón armado y realizando mediciones periódicas mediante la técnica mejorada PSV-TE, desarrollada por un equipo multidisciplinar de investigadores del Departamento de Construcciones Arquitectónicas y del Instituto Interuniversitario de Investigación de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) de la Universitat Politècnica de València. La técnica PSV-TE es un método no destructivo que permite repetir las mediciones periódicamente y así calcular la velocidad de corrosión desde el periodo de iniciación al de propagación, con un alto nivel de precisión en comparación con otras técnicas de laboratorio o empleadas en campo.

Al ser un sistema autónomo, Corrochip actúa de sistema centinela realizando medidas y proporcionando, mediante una aplicación, los parámetros críticos necesarios para evaluar una estructura desde el punto de vista de la durabilidad, durante toda su vida útil. Esto permite a las empresas monitorizar y evaluar el estado de las estructuras de forma remota, eliminando la necesidad de las inspecciones in situ, así como optimizar su gestión y lograr reducciones significativas en los costes de inspección y mantenimiento. Asimismo, permite anticiparse a situaciones de deterioro que puedan comprometer la integridad de las estructuras y actuar a tiempo para garantizar la seguridad estructural.

Diversas empresas españolas de primer nivel de los sectores de la construcción, la gestión de infraestructuras y la producción de materiales para la construcción, ya han contado con Corrochip para sus proyectos. Esta solución está siendo utilizada para evaluar la durabilidad de estructuras instaladas en el mar y en ensayos dirigidos a testear las prestaciones de materiales de construcción de alto rendimiento. También se está utilizando para la monitorización de la corrosión en infraestructuras críticas como son los viaductos.

Manel Torrentallé, CEO de Witeklab, ha destacado que Corrochip supone un avance hacia la gestión inteligente de las infraestructuras: "Las estructuras conectadas van a cambiar la forma como construimos y gestionamos las infraestructuras críticas, nos permitirán ser más eficientes en su gestión y facilitarán la vigilancia y el mantenimiento de su seguridad estructural. Con Corrochip esto es ya una realidad, pues se trata de una solución totalmente desarrollada, asequible, que utiliza elementos y tecnologías de larga duración y que abarca todo el proceso de monitorización, evaluación e introducción de medidas."

La implantación de Corrochip en España corre a cargo de Chatu Tech, consultora de ingeniería y tecnología especializada en soluciones IoT basadas en la tecnología de sensores y en la transmisión inalámbrica de energía.