Inmodiario

Presidente de la Plataforma de Edificación Passivhaus. Arquitecto por la Escuela Técnica Superior...

Con la actual crisis sanitaria debido a la pandemia del COVID-19, ha cobrado especial relevancia la necesidad de mantener la calidad del aire interior de los edificios y el debate sobre cómo debe ser la ventilación de estos espacios interiores está encima de la mesa. Además, existe una mayor concienciación sobre la importancia de contar con ambientes salubres y confortables, con temperaturas adecuadas, sin corrientes de aire molestas, bien aislados frente al ruido, con un aire de calidad con bajas concentraciones de CO2 interior, así como de otros compuestos, alérgenos y patógenos que puedan existir, y todo ello manteniendo la factura energética en niveles muy bajos.

Nunca se había tratado tanto este tema, pero la problemática de la mala calidad del aire interior en la mayoría de los edificios es algo que nosotros venimos alertando desde hace tiempo. Tanto es así que decidimos llevar a cabo un estudio para analizar las condiciones de temperatura, humedad relativa interior y concentración de CO2 interior, parámetros directamente relacionados con el confort, calidad ambiental y ventilación en el interior de los centros escolares en España.

Tras analizar durante un año lectivo más de 700.000 parámetros en centros escolares de 33 ciudades españolas, pudimos constatar que los colegios en España suspenden en confort y calidad ambiental, así como en ventilación. Este último aspecto es ahora más importante aún para ayudar a evitar la propagación del COVID-19.

Tanto en colegios como en edificios de otros usos, la ventilación por medios naturales para la renovación del aire no siempre es efectiva ni eficiente, ya que depende de condiciones como la velocidad del aire, la temperatura, la presión atmosférica, la presencia de contaminantes o alérgenos en el ambiente e incluso el diseño de las propias estancias de los edificios. En condiciones normales, sin estar en una situación de pandemia, una adecuada ventilación de los espacios se puede asegurar mediante sistemas de ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperación de calor. Este sistema se encarga de renovar el aire de las estancias las 24h del día, extrayendo aire viciado del interior e introduciendo aire renovado del exterior, cediendo el calor de uno a otro en ese proceso - sin mezclar los flujos - para no perder el calor en invierno o el frío el verano, además de filtrarlo antes de que llegue a la estancia por lo que se asegura la calidad de ese aire. Hoy en día, atendiendo a las recomendaciones sanitarias, deberíamos asegurar de base esa renovación continua de aire y apoyarlo con ventilaciones naturales puntuales.

En este debate, también se está hablando mucho de instalar purificadores de aire, pero estos sistemas trabajan recirculando el aire de una misma estancia, dependiendo por completo de contar con filtros tipo HEPA o equivalentes y sobre todo de su efectividad y estado de mantenimiento. Por eso, insistimos en contar con sistemas de ventilación mecánica controlada de doble flujo que garantizan la renovación sin recirculación del aire en las estancias y que además pueden incorporar filtros superiores con capacidad de filtraje de virus y otras partículas de hasta el 90%.

Entonces, si ya sabemos cuál es el problema, ¿por qué no actuamos? Desde nuestro punto de vista, acometer un plan de rehabilitación integral del parque inmobiliario de nuestro país es fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que más de la mitad (60%) de nuestras viviendas se construyeron antes del año 1980, fecha de entrada en vigor de la normativa CT-79, por lo que no cuentan con ningún tipo de aislamiento o condiciones adecuadas para garantizar la calidad del ambiente interior. Un plan de rehabilitación que no consista únicamente en pensar en sistemas a corto plazo de ventilación frente al COVID-19, sino en soluciones de primer paso que se puedan integrar en rehabilitaciones profundas a largo plazo y que nos permitan garantizar el confort y calidad ambiental con el menor consumo energético. Porque nuestra salud es importante, pero sin la de nuestro planeta cualquier esfuerzo será en vano.

Presidente de la Plataforma de Edificación Passivhaus. Arquitecto por la Escuela Técnica Superior...