Vía Célere

PATROCINA
Inmodiario

Un estudio del Observatorio UAM - Vía Célere de sostenibilidad ambiental ha calculado la huella de CO2 de una promoción residencial de 98 viviendas, resultando una huella de carbono de 6.809 toneladas de CO2 eq. similar a las emisiones de un automóvil que diese 4.400 vueltas al diámetro terrestre.

Cada metro cuadrado construido en edificación residencial supone 441 Kg. de CO2 eq. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado el segundo estudio realizado por el Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Edificación Residencial impulsado por Vía Célere, la Universidad Autónoma de Madrid y la Fundación de la UAM, que ha sido presentado hoy en un acto público en la Fundación COTEC, en el marco de una conversación más amplia sobre Ciudades Sostenibles y que ha contado también con la participación de Forética y la Oficina Española de Cambio Climático y la colaboración de Greemko.

Este estudio, que ha tomado como ejemplo una de las promociones de Vía Célere, ha estimado cuántos gases de efecto invernadero, como CO2, se generan al construir un complejo residencial, incluyendo desde la extracción de los materiales hasta la finalización del edificio. En total, la promoción estudiada de 98 viviendas y cerca de 15.500 metros cuadrados conllevaría la emisión de 6.809 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, el equivalente a las emisiones que genera un automóvil promedio al dar 4.400 vueltas al diámetro terrestre.

Asimismo, la investigación también señala que el 70% de la emisión de gases de efecto invernadero son consecuencia de los procesos de extracción y fabricación del acero y el cemento, dos materiales básicos en la construcción de los edificios. Por su parte, el propio proceso constructivo genera el 4,4% del total.

Célere Cities, ciudades y entornos urbanos sostenibles

La actividad del Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Edificación Residencial, y en particular este nuevo estudio, se engloba dentro del compromiso de Vía Célere con la creación de ciudades y entornos urbanos más sostenibles. De esta forma, Célere Cities forma parte de la estrategia de la empresa, a través de la cual tiende la mano a sus grupos de interés para seguir avanzando hacia la construcción de ciudades más respetuosas con el entorno social y el medio ambiente, en línea con la Nueva Agenda Urbana y los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

En este segundo año, Célere Cities ha elegido las emisiones de CO2 como foco de atención, tras centrarse en 2019 en la huella hídrica de la edificación residencial. Este ámbito de estudio es especialmente relevante debido a que las ciudades del mundo ocupan solo el 3% de la tierra, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono.

En el entorno de la UE, los edificios son responsables de aproximadamente el 40% del consumo de energía y del 36% de las emisiones de CO2. Aproximadamente el 35% de los edificios tienen más de 50 años y casi el 75% del parque inmobiliario es ineficiente energéticamente.

"Desde el Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Edificación Residencial estudiamos aquellos aspectos del proceso constructivo que requieren una mayor atención para lograr que nuestra actividad sea más respetuosa con el medio ambiente y contribuya a crear mejores entornos urbanos" asegura José Ignacio Morales Plaza, consejero delegado de Vía Célere.

En este sentido, el estudio realizado por Vía Célere y la UAM, además de obtener información sobre el CO2 generado a lo largo del proceso constructivo y los materiales que intervienen, también identifica líneas de actuación con las que incrementar la sostenibilidad de la edificación residencial en lo que a la emisión de CO2 se refiere. "A través de Célere Cities, trataremos de trabajar con nuestros colaboradores para reducir al máximo nuestra huella de carbono, contribuyendo a avanzar hacia una edificación más sostenible en línea con los compromisos globales de la lucha contra el cambio climático" añadió Morales Plaza.