Inmodiario

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia, Ángeles Vázquez, ha afirmado que la Comunidad gallega se convertirá en un referente para otras regiones en materia de prevención y reutilización de los desechos gracias a nueva Ley de residuos y suelos contaminados de Galicia, que está impulsando el Gobierno gallego.

La conselleira ha participado en la reunión del pleno del Consejo Gallego de Medio Ambiente, donde se abordó el contenido de este anteproyecto y que según las previsiones del Gobierno gallego entrará en vigor en el próximo año.

Destacó que la nueva ley fomentará la prevención y la reutilización de los residuos, con el objetivo de reducir en un 15% los residuos de aquí a 2025, lo que supone un ambicioso objetivo que supera ampliamente lo que marca la Ley estatal, que establece este objetivo en un 10%.

En ese sentido, recordó que se pondrán en marcha medidas importantes destinadas a frenar el impacto de los plásticos, como la prohibición de vender platos, vasos, tazas y bandejas de plástico de un solo uso; salvo que estén compuestos de un 50% de material biodegradable; por lo tanto la Ley intensificará la lucha contra los plásticos.

Otro de los frentes será la reutilización y trabajará en el objetivo de llegar en el próximo año a un 50% de residuos domésticos y comerciales preparados para reutilizar o reciclar, además de fomentar el reciclaje de envases con el propósito de conseguir en cinco años más el reciclaje de un 65% de los mismos y a un 70% en el año 2030; al tiempo que se cumple con el objetivo europeo de derivar a la escombrera un 10% de la cantidad de residuos generados.

La conselleira también destacó la importancia de reducir el desperdicio alimentario y los plásticos, dos aspectos que también están muy presentes en la Ley. Recordó que un tercio de los alimentos producidos en el mundo se pierden o se desperdician, lo que equivale a 1.300 millones de toneladas al año; por lo que reducir esta cifra es importante para ahorrar en recursos, tanto los que hacen falta para producirlos como para gestionarlos como residuos.

Señaló que otro residuo que se debe reducir es el plástico y explicó que el consumo actual de bolsas de plástico produce unos altos niveles de residuos dispersos que suponen un uso ineficaz de los recursos, provocan contaminación y agravan el problema de la presencia de residuos en las masas de agua, lo que supone una amenaza para los ecosistemas acuáticos.

Ángeles Vázquez demandó la implicación del conjunto de la sociedad para conseguir el objetivo de reducir el consumo de bolsas de plástico ligero no biodegradable en el horizonte 2025.

Recordó que esta meta es la que se dispone en la normativa estatal, que recoge la Directiva Europea dictada en 2015 al respecto y que establecía la reducción de un 80% del uso de estas bolsas en el período 2015-2025. En ese sentido, calculó que en 2025 cada persona solo debería utilizar un máximo 40 bolsas de plástico ligero no biodegradable al año.

  • Tags