Inmodiario

La vulnerabilidad que existe en Andalucía ante fenómenos extremos como la sequía y las lluvias torrenciales, que representan auténticas amenazas para su patrimonio natural,, además de aumentar los riesgos para actividades como el turismo o la agricultura, ha llevado a la Junta a elaborar un nuevo ciclo de planificación hidrológica que, de una vez por todas, sea capaz de superar el ancestral déficit estructural de recursos hídricos. Especialmente en el Guadalquivir, pero también en las cuencas mediterráneas.

El objetivo es que los trabajos que se están llevando a cabo culminen con la aprobación de los nuevos planes de las demarcaciones intracomunitarias del Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate y Mediterránea, documentos en cuya elaboración han participado numerosos colectivos y agentes sociales.

Con la inversión de más de 1.000 millones de euros que lleva aparejada esta iniciativa se pretende prevenir el deterioro y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos, así como promover el uso sostenible del agua, racionalizando su consumo y ajustándolo a futuras demandas.

Aprovechando la aprobación de estos nuevos planes hídricos intracomunitarios, lo que pretende el Ejecutivo presidido por Susana Díaz es modernizar la gestión de los recursos y mejorar el estado de las masas acuáticas y, de paso, generar empleo vinculado a construcción de infraestructuras hidráulicas. Y, desde el punto de vista de la ciudadanía, promover una nueva cultura del agua capaz de compatibilizar las demandas de todos los usos y aprovechamientos con la conservación del medio ambiente.

De forma complementaria a los nuevos planes de demarcaciones intracomunitarias se han elaborado los estudios de delimitación de zonas inundables, los mapas de riesgo de dichas áreas y lo planes de gestión del riesgo de inundación.

Se han identificado 308 zonas de áreas de riesgo potencial significativo de inundación, 213 continentales y 95 costeras, en las que cuales se ejecutarán medidas para reducir los riesgos de inundación.

En estas zonas se incluyen todas las posibles tipologías de intervención, desde la prevención, protección y preparación, hasta la recuperación de las zonas afectadas, destacando las relacionadas con la ordenación del territorio y urbanismo.

Además de los fondos propios de la Junta y los que llegan procedentes de la Unión Europea, las obras hidráulicas que se están acometiendo en Andalucía se financian también con un canon de mejora de infraestructuras hidráulicas de carácter regional y finalista, de manera que lo recaudado en cada municipio se emplea en pagar todas las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos de depuración, con independencia de donde se ejecute la obra.

  • Tags