Inmodiario

Lorca (Murcia). Iberdrola está invirtiendo 2 millones en la realización de las actuaciones necesarias para solucionar los problemas causados en las infraestructuras eléctricas que posee en Lorca por el terremoto sufrido por esta localidad el pasado mes de mayo.

La compañía, que desde el día en que se produjo el seísmo ha garantizado el suministro eléctrico en esta localidad murciana, ha ejecutado ya el 70% de los trabajos de obra civil de reforma y reconstrucción de los 112 centros de transformación del municipio que se vieron afectados en mayor o menor medida.

Iberdrola ha efectuado asimismo, en colaboración con el Ayuntamiento de Lorca, más de 400 intervenciones, que han consistido, principalmente, en desvíos de redes de baja tensión de la vía pública, retirada de cables en fachadas afectadas y desconexión de la red general de los inmuebles demolidos.

La empresa también ha previsto el derribo y posterior reconstrucción de 12 centros de transformación tipo torreón que sufrieron daños estructurales a consecuencia del temblor. Iberdrola prevé culminar 2011 con seis centros ya operativos y poner en marcha los restantes a lo largo del próximo año.

Cabe destacar que todas estas actuaciones se están desarrollando sin interrupciones significativas del servicio que presta a sus clientes. Para ello, la Compañía está utilizando, en los casos en los que resulta necesario, centros de transformación integrados –que son móviles–, lo que  permite garantizar el suministro mientras se ejecutan los trabajos de obra civil en las diferentes infraestructuras eléctricas.

La compañía ha garantizado al 100% el suministro eléctrico en todas las tensiones de transformación (alta/media/baja) del municipio de Lorca desde el mismo día del terremoto, lo que ha sido posible gracias a las adecuadas labores de conservación y mantenimiento de las infraestructuras de red efectuadas y al notable esfuerzo inversor realizado por la Empresa en la zona a lo largo de la última década.

En este sentido, destacan la construcción por parte de Iberdrola de la nueva subestación de Lorca –Hípica– y de la línea de 132 kilovoltios Totana-Sierra Tercia, así como el desarrollo de la red asociada en todos los niveles de tensión en la zona, unos proyectos que resultaron claves para dar una adecuada respuesta al seísmo desde el primer momento.