Inmodiario

La pérdida o robo del equipaje, el overbooking, los accidentes, lesiones o enfermedades repentinas, fallecimiento del viajero o de algún familiar, son los principales factores que pueden hacer que se arruine un viaje de vacaciones incluso antes de haber llegado a destino y haberlo disfrutado. Sin embargo, y a pesar de que los costes y molestias derivados de que estos imprevistos ocurran, los seguros son una de las opciones que menos se tienen en cuenta a la hora de gestionar nuestras escapadas.

Los expertos de Coverfy, la primera app que permite gestionar todos los seguros desde el dispositivo móvil y optimizar precios y coberturas, nos dan las claves para realizar un viaje sin sobresaltos.

¿Qué seguros y pólizas interesan más? Elige destino y haz bien la maleta

Los viajes organizados por agencia siempre que combinen alojamiento y desplazamiento, tienen la obligación de incluir un seguro mínimo para el viajero, que por ejemplo dé respaldo ante el retraso de un vuelo, anulación del viaje por problemas técnicos de la compañía, overbooking o repatriación del cuerpo en caso de fallecimiento.

Sin embargo, muchas veces este seguro básico no es suficiente, ya que puede no incluir coberturas que suelen ser importantes. Es el caso, por ejemplo, de todo lo relacionado con la salud, ya que no todos los países dan respaldo sanitario. De hecho, hay países en los que puede llegar a denegarse total o parcialmente la atención sanitaria del viajero.

Si el destino es Estados Unidos, la cobertura sanitaria es la más demandada por los viajeros, ya que los gastos médicos en este país son muy elevados, donde por ejemplo, romperte una rodilla con la consecuente operación e ingreso hospitalario te supondría un desembolso de unos 35.000€. Por ello, si tu destino este verano es EEUU y no quieres que el coste de tu viaje se multiplique, puedes encontrar un seguro de viaje que te proporciones una cobertura de hasta 100.000€ por unos 35€.

El seguro de salud también cuenta con mucha demanda entre los viajeros que eligen como destino países exóticos, en los que el riesgo de intoxicaciones o transmisión de enfermedades es elevado. Si viajas a Europa ten en cuenta, por ejemplo, que la tarjeta sanitaria comunitaria permite recibir asistencia médica en las mismas condiciones que los ciudadanos del país de destino, pero no incluye ningún otro tipo de cobertura, como por ejemplo, la repatriación en caso de enfermedad.

Pero además del respaldo sanitario, en el caso de que sea una escapada de aventuras o deporte, es recomendable que el seguro cubra la búsqueda o rescate, los costes de contratación de un intérprete ante determinados problemas, la cobertura de daños que se puedan ocasionar a terceros o los costes y gastos judiciales derivados.

Otro de los elementos que no suelen estar incluidos en las coberturas mínimas, es el de robo, pérdida o daño de equipaje durante el viaje. Incluso, algunas aseguradoras garantizan la cobertura de robo cuando este se produce en la habitación de un hotel o vehículo público.

Por último es importante informarse bien de las posibilidades que ofrecen las aseguradoras según el destino, porque hay países, como Cuba o Rusia, donde un seguro de viaje es obligatorio para poder entrar.

Haz revisión de lo que cubren tus seguros habituales y llévate una sorpresa

Cuanto más lejano sea el destino, más tranquilidad te ofrecerá tener un seguro con máxima cobertura a mano. Invertir en un seguro de viaje es altamente aconsejable y no tiene por qué resultar caro. De hecho, el mercado ofrece distintas opciones desde las más básicas por 20€, hasta las más completas en torno a los 70€.

Pero, además, revisa qué coberturas tienen tus seguros habituales porque podrías llevarte una sorpresa. Entre ellos el de salud, que podría incluirte determinadas coberturas en otros países, o el del hogar, que en algunas ocasiones da respaldo a la curación, traslado o repatriación en caso de enfermedad o accidente en el extranjero, así como robo, daño o extravío de equipajes o efectos personales del asegurado. Para quienes padecen enfermedades crónicas, el envío de medicamentos al extranjero también puede verse respaldado por el seguro de la vivienda.

Además, si has pagado el viaje con tarjeta VISA, también puedes tener contar con cobertura en determinados aspectos como por ejemplo en lo relativo a la cancelación del viaje.